Si bien las obras estatales hoy varadas producen desaceleración en la construcción, el sector privado paraguayo continúa empujando al subsector. La Cámara Paraguaya de la Construcción (Capaco) identificó numerosas inversiones en desarrollo y en vía de ejecución, que superan los US$400 millones.

Desde hace varios meses, los proyectos principales de Obras Públicas se encuentran paralizados por falta de aprobación presupuestaria y por mal gerenciamiento, lo que se nota sobre todo en las licitaciones públicas. Obras viales, de instituciones educativas, hospitales y viviendas en general no están siendo construidas.

Según Juan José Barrail, vicepresidente de Capaco, aunque no observa  el mismo dinamismo registrado en 2010 en el rubro construcción, en la actualidad sigue habiendo importante movimiento del sector.

Esto se debe fundamentalmente a que las obras privadas, de capital local y extranjero, no se paralizaron; todo lo contrario, cada año se suman millonarios proyectos de inversión en infraestructura, que provienen de diferentes rubros de la economía.

Barrail mencionó, por ejemplo, la planta de embarque que están construyendo las multinacionales Dreyfus y Bunge en la ciudad de Villa Elisa, que superan los US$100 millones. La empresa ADM prevé instalar en Villeta una aceitera, con una inversión que también ronda los US$100 millones.

Siguen en proceso de construcción la cementera privada de Camargo Correa, de alrededor de US$ 135 millones, así como el World Trade Center, por encima de los US$50 millones.

También están los edificios para oficinas que se instalarán en Asunción sobre la Avenida Santa Teresa, de aproximadamente US$10 millones y sobre Molas López otros US$6 millones.

Asimismo, se proyecta la construcción de shopping centers en Pedro Juan Caballero, así como en Guairá, agregó Barrail, además de inversiones en materia de agroindustria, hotelería, centros de logística, barrios cerrados, departamentos para oficinas corportativas, supermercados, entre otros.

Falta ejecución estatal. Gracias a este movimiento del sector privado, la construcción seguirá marcando progreso en este 2012. No obstante, si se pretende un crecimiento importante, será indispensable, por lo menos, 80% de ejecución presupuestaria de los entes estatales.

En ese sentido, la presidenta de Capaco, Ana Luci Porro, afirmó que el caballo de batalla de nuestra economía debería ser este año la inversión en infraestructura, sobre todo teniendo en cuenta los problemas en el agro por la sequía y en la ganadería por la aftosa, así como en el comercio en general debido a la bajante de río.

Según resaltó Porro, preocupa al sector de la construcción que en el tercer mes del corriente año aún no  estén realizando los llamados a licitación pública para obras de caminos, puentes, escuelas, hospitales, viviendas en general.

Consideró que sería lamentable que en este escenario, en el que empresarios del sector privado de otros rubros prevén crecimiento cero para este año, se pierda el presupuesto estatal para la infraestructura y se desaproveche la posibilidad de beneficiar al país por falta de buen gerenciamiento en las instituciones.

De hecho, eso fue lo que ocurrió en 2011, cuando algunas entidades llegaron a una ejecución de apenas 20% de su disponibilidad presupuestaria.