Santo Domingo. Sectores políticos y económicos de República Dominicana saludaron este jueves el nuevo acuerdo logrado por el gobierno con la minera canadiense Barrick Gold, si bien algunos llamaron a la población a estar "atenta" al destino de los recursos generados por la explotación de la mina Pueblo Viejo.

El Ejecutivo nacional y la empresa canadiense anunciaron el miércoles que renegociaron el contrato de explotación de oro y plata que ejecuta la empresa en el país, que estipula ingresos extras de US$1.500 millones a los US$10.000 millones que recibiría la nación en el convenio anterior.

El nuevo acuerdo, que será enviado al Congreso Nacional (bicameral) para su ratificación, elimina una cláusula que permitía a Barrick Gold empezar a tributar al país a partir de la recuperación completa de su inversión.

El expresidente del país Hipólito Mejía (2000-2004), quien perdió en las elecciones del año pasado ante el actual jefe de Estado, Danilo Medina, celebró el hecho de que se haya logrado un nuevo acuerdo con la minera "que no conspire contra los estamentos jurídicos del país" pero "que tampoco se permita que nuestros recursos no lleguen al seno de la sociedad".

Mientras que el presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep), Manuel Diez Cabral, quien se reunió este jueves con Mejía, argumentó que "todo proceso que culmina con una negociación amistosa es de beneficio para República Dominicana (...)".

En iguales términos se pronunció el canciller del país, Carlos Morales, presidente del minoritario Partido Revolucionario Social Cristinao (PRSC), aliado del oficialismo, quien calificó de "patriótico" el nuevo convenio.

Sin embargo, algunos dirigentes políticos como Luis Abinader, excompañero de fórmula de Mejía, dijo en una entrevista con la emisora Z.101 que "hay que estar atentos a los usos que hará ahora este gobierno de los recursos que obtendrá en estos años" fruto de la negociación con la minera canadiense.

El gobierno y Barrick Gold se sentaron en la mesa de negociación después de que el presidente Medina exigiera públicamente a la empresa negociar un nuevo contrato, porque de lo contrario sometería un proyecto de ley que gravaría las ganancias extraordinarias de las explotaciones mineras en el país.

Luego de esas declaraciones, Medina, quien calificó de lesivo el antiguo contrato, recibió el respaldo de prácticamente todo el país en sus pretensiones de renegociar el acuerdo de explotación de oro y plata que se extraen de la mina dominicana.

Según lo informado el miércoles por el ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, el gobierno empezará a recibir de inmediato recursos por la explotación de la mina Pueblo Viejo ubicada en la provincia Sánchez Ramírez (noreste), que durante los próximos tres años alcanzarán los US$2.200 millones.

"Las modificaciones a ser introducidas al contrato permitirán aumentar los ingresos por impuestos que el gobierno recibiría durante la vida útil del proyecto en más de US$1.500 millones, además de los US$10.000 millones que se habían proyectado en marzo de 2013", dijo.

El funcionario explicó que el gobierno espera recibir en total unos US$11.600 millones en impuestos por las exportaciones de oro de la mina Pueblo Viejo, sujeto a un precio de US$1.600 la onza del metal en el mercado internacional.

"Este monto podría subir o bajar dependiendo del precio promedio del oro en el mercado de Londres", detalló.