Piratas armados capturaron un supertanquero de petróleo con destino a Estados Unidos en la costa de Omán que transportaba crudo kuwaití, dijo estel miércoles el administrador griego del barco, en un área donde operan bandas somalíes.

La embarcación, llamada Irene SL, tiene una carga de alrededor de 2 millones de barriles de crudo, valuado en casi US$200 millones según los precios del mercado.

"Esta mañana el barco fue atacado por hombres armados", dijo la compañía griega Enesel en un comunicado enviado a Reuters que confirmó los reportes previos de las aseguradoras. "Por el momento no hay comunicación con la nave", agregó.

"El secuestro (...) de 2 millones de barriles de crudo kuwaití con destino a Estados Unidos en un gran tanquero griego en medio de las principales rutas marítimas en el Golfo de Oriente Medio marca un cambio significativo en el impacto de la crisis de la piratería en el Océano Indico", dijo Joe Angelo, director de la asociación de tanqueros Itertanko.

Angelo, cuya asociación incluye a los propietarios de la mayor parte de la flota mundial de tanqueros, agregó que la piratería podría "estrangular" las rutas con el potencial de interrumpir severamente el suministro de petróleo a Estados Unidos y el resto del mundo.

Las marinas internacionales están luchando por contener la piratería en el Océano Indico debido a las vastas distancias involucradas, mientras que bandas de piratas somalíes recaudan millones de dólares en rescates.

El martes, piratas con armas de fuego y lanzagranadas secuestraron un tanquero italiano en el Indico y lo desviaron hacia Somalia.

Los piratas somalíes operan secuestrando barcos comerciales y tomando de rehenes a sus tripulaciones para luego usarlos como naves nodrizas y atacar más profundo en el océano, dijo este mes un equipo anti piratería de la Unión Europea.

Un estudio mostró que la piratería marítima cuesta a la economía global entre US$7.000 y US$12.000 millones al año. Las bandas somalíes son particularmente responsables del alza de los costos del transporte en el Océano Indico.

El año pasado, los piratas recibieron un récord de US$9,5 millones en rescate por la liberación del tanquero surcoreano Samho Dream.