La petrolera Exxon Mobil destronó este año a Walmart como la mayor empresa de Estados Unidos después de que la cadena minorista se hiciera con ese título los dos últimos años, según la nueva lista que publicó en su web la prestigiosa revista Fortune.

Con una facturación de US$452.926 millones en su último ejercicio fiscal, la mayor petrolera estadounidense le arrebató el puesto de compañía más grande de Estados Unidos a Walmart, que ingresó en ese mismo período US$446.950 millones.

Exxon Mobil encabeza así en el 2012 la lista “Fortune 500” que elabora cada año la revista estadounidense, gracias a que el precio de sus acciones se incrementó el 20%, sus ingresos aumentaron el 28% y sus beneficios avanzaron el 35% y quedaron en US$41.100 millones.

Fortune lo atribuyó a la alza del precio del petróleo, especialmente durante el último trimestre del 2011, y a que Exxon Mobil haya extendido su negocio a la producción de gas, a raíz de la compra en el 2010 de XTO Energy.

La petrolera ya fue designada el pasado abril como la empresa más grande del mundo en un ránking de la revista Forbes, donde quedó por encima de JPMorgan Chase, que había dominado en los últimos dos años el listado.

La cadena de supermercados Walmart se situó en un segundo puesto del ranquin de Fortune, debido a que sus beneficios se redujeron el 4,6%, hasta los US$15.700 millones, por el recorte de sus precios para mantener el nivel de ventas en sus establecimientos de Estados Unidos.

Otros en la lista. Entre los cinco primeros de la lista, se situaron empresas como las también petroleras Chevron, con una facturación de US$245.621 millones, y ConocoPhillips (US$237.272 millones), así como General Motors (US$150.276 millones), tan sólo dos años después de haberse declarado en quiebra y recibir ayuda federal.

Ocuparon puestos destacados, entre los 10 primeros, el conglomerado General Electric, que facturó US$147.616 millones; la firma del multimillonario Warren Buffett, Berkshire Hathaway, que obtuvo US$143.688 millones; Fannie Mae, con US$137.451 millones, y la automovilística Ford, con US$136.264 millones.