Bogotá. La segunda mayor telefónica de Colombia por líneas instaladas, Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB), dio este miércoles por terminada la búsqueda de un socio estratégico después de que no recibió ofertas de algún interesado, en un proceso que era considerado vital para financiar sus planes de modernización.

Colombia ha sido en los últimos años escenario de una dura batalla entre Telefónica y Slim para hacerse al control de un mercado de 44 millones de habitantes y con un aumento del ingreso por habitante.

ETB, propiedad de la capital colombiana y con una porción minoritaria inscrita en bolsa, informó al gobierno que ninguna de las firmas que en algún momento mostraron interés, entre ellas el grupo español Telefónica, presentó oferta.

Se trata de la segunda vez que fracasa la venta de una parte de la empresa, que atiende a la capital colombiana y a municipios en su área de influencia y una de las pocas telefónicas por líneas fijas instaladas que aún queda en manos del sector público en América Latina.

"La junta directiva de la sociedad, ante la ausencia de ofertas, y dada la imposibilidad de continuar con el proceso iniciado, decidió dar por terminado el proceso de vinculación de un inversionista estratégico para ETB a partir del día 2 de septiembre", precisó un comunicado de la firma.

"La junta directiva decidió presentar a la asamblea de accionistas, a la mayor brevedad posible, propuestas alternativas de acción respecto del futuro de la compañía", explicó.

Fuerte competencia sectorial. ETB, con cerca de dos millones de líneas fijas instaladas y con más de 30% de las conexiones de internet de banda ancha del país, enfrenta una feroz competencia frente a Telefónica, así como a la gigante Telmex, propiedad del magnate Carlos Slim, que se afianzaron en el mercado local mediante la oferta de paquetes de productos que incluyen voz, datos y televisión, así como telefonía móvil.

Al mismo tiempo, el municipio de Bogotá, con más de 7.000.000 de habitantes, está inmerso en financiar un plan de modernización de la infraestructura de la ciudad y de asistencia social, así como la ampliación del sistema de transporte masivo, que absorben gran parte de su presupuesto de inversión.

ETB ya había sido objeto de un intento de venta o capitalización hace aproximadamente diez años, pero el proceso se hundió por la crisis financiera de Colombia, que llevó al país a su peor recesión en décadas.

Colombia ha sido en los últimos años escenario de una dura batalla entre Telefónica y Slim para hacerse al control de un mercado de 44.000.000 de habitantes y con un aumento del ingreso por habitante.