Fráncfort/Moscú. Un gran ataque informático que se cree afectó primero a Ucrania provocó caos en todo el mundo el miércoles, averiando computadores, deteniendo operaciones portuarias desde Mumbai a Los Ángeles y frenando la planta de chocolates Cadbury en Australia, entre otras disrupciones.

La mayor petrolera de Rusia, bancos ucranianos y empresas multinacionales figuran entre las firmas afectadas desde el martes por la campaña de extorsión informática, que remarca el temor de que las compañías no estén logrado reforzar la seguridad ante piratas informáticos cada vez más agresivos.

El virus computacional de rápida propagación parecía ser una variación de una familia existente de "ransomware" conocido como Petya, que también tiene características clave del ataque de secuestro informático del mes pasado llamado "WannaCry".

La rusa Rosneft, uno de los mayores productores mundiales de crudo por volumen, dijo el martes que sus sistemas habían sufrido "graves consecuencias", pero afirmó que la producción de crudo no se vio afectada porque se activaron sistemas de respaldo.

ESET, una empresa antivirus con sede en Bratislava, dijo que un 80% de todas las infecciones con el nuevo ataque detectadas entre su base global de clientes estaban en Ucrania y que el segundo país más afectado era Italia, con cerca de un 10%. Varias de las empresas internacionales afectadas tienen operaciones en Ucrania.

El gigante de transporte marítimo A.P. Moller-Maersk, que maneja uno de siete contenedores enviados en todo el mundo y que tiene una unidad de logística en Ucrania, no es capaz de procesar nuevos pedidos tras haber sido afectada por el ataque el martes, dijo a Reuters.

"Ahora, a esta hora, no podemos tomar nuevos pedidos", afirmó el ejecutivo Vincent Clerc en una entrevista telefónica el miércoles.

Real Estate de BNP Paribas, que entrega servicios de administración e inversión en propiedades, confirmó que fue víctima del ataque, pero no quiso especificar qué tanto se vio afectado su negocio. Hasta el año pasado, la firma empleaba casi a 3.500 personas en 16 países.

La rusa Rosneft, uno de los mayores productores mundiales de crudo por volumen, dijo el martes que sus sistemas habían sufrido "graves consecuencias", pero afirmó que la producción de crudo no se vio afectada porque se activaron sistemas de respaldo.

El virus avería los computadores con sistema operativo Windows de Microsoft Corp al encriptar discos duros y sobreescribir archivos, para luego exigir un pago de 300 dólares en la moneda virtual bitcoin para restaurar el acceso a esos sistemas.