"Es muy poco como para depositarlo en un banco" y "está más seguro en nuestras manos". Dos razones recurrentes entre muchos uruguayos para explicar el que muchos de ellos guarden sus dineros en efectivos en sus propias casas.

Un estudio encargado por el Banco República de Uruguay sobre los hábitos de ahorros de los uruguayos arrojó como resultado que seis de cada diez ciudadanos de ese país (64%) guarda su dinero en efectivo en sus domicilios, mientras que sólo el 32% lo deposita en bancos.

Otra gran conclusión es que esta tendencia se registra en todos los niveles sociales, aunque sorprendentemente la tendencia se da con mayor fuerza (76%) en los niveles socio económico más altos del país, de acuerdo a BBC Mundo.

Y una tercera conclusión, no menos sorprendente, es que las personas de ingresos más bajos son las que más ahorran.

Si bien el ahorro atraviesa todos los niveles económicos, 41% de las personas de estrato bajo dijeron guardar parte de sus ingresos, comparado con 36% de las personas de estrato alto y 34% de las de estrato medio, la situación obedecería a que existen muchos estímulos para el consumo, pero no así para el ahorro.

Maceteros y refrigeradores, lugares preferidos. En el nombre de un fácil al dinero, el congelador, las macetas, las latas, libros o debajo del colchón son los lugares en que la mayoría de la gente guarda sus dineros.

Además, tener el dinero en casa, afirma el informe de Radar, la consultora encargada de realizar la investigación "se debe en gran parte a la necesidad de acceder a su dinero de forma inmediata, de sentirse 'dueños' de su ahorro".

"En el plano psicológico tiene que ver con la inmediatez para cubrir sus deseos y gratificaciones", sostiene el reporte.

De hecho, el 80% de las personas que depositan su dinero en el banco, prefiere la cuenta corriente a la caja de ahorro, ya que esto les permite acceder a su dinero cuando quieran, sin tener que esperar a que se cumpla un determinado plazo.