La Cámara de Senadores de México aprobó este sábado, en lo general, el proyecto de decreto que expide las leyes de la Industria Eléctrica y de Energía Geotérmica, y reforma diversas disposiciones de la Ley de Aguas Nacionales.

Con 92 votos a favor y 27 en contra, el presidente del Senado, Raúl Cervantes Andrade, informó que se cumplió el acuerdo de los coordinadores de los grupos parlamentarios, anunciado este día, y se pasaría a la votación en lo general y de los artículos no reservados.

El dictamen fue presentado por el senador David Penchyna Grub, presidente de la Comisión de Energía y la senadora Sonia Mendoza Díaz, en representación de la Comisión de Estudios Legislativos.

La nueva Ley de la Industria Eléctrica establece el marco jurídico que regirá a las actividades estratégicas de planeación y control del sistema eléctrico nacional, así como la prestación del servicio público de transmisión y distribución de electricidad.

"En estas materias, el Estado mantendrá su titularidad, sin perjuicio de que pueda celebrar contratos con particulares", indicó la fuente.

También tiene por finalidad promover el desarrollo sustentable de la industria eléctrica, garantizar su operación continua, eficiente y segura en beneficio de los usuarios, así como el cumplimiento de las obligaciones de servicio público y universal de energías limpias y reducción de emisiones contaminantes.

Además, se prevé la creación del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) y que el suministro eléctrico sea un servicio de interés público y que la generación y comercialización de energía eléctrica sean servicios que se presten en un régimen de libre competencia.

Plantea que la Comisión Reguladora de Energía (CRE) aplique las metodologías para determinar el cálculo y ajuste de las tarifas reguladas, las tarifas máximas de los suministradores de último recurso y las tarifas finales del suministro básico.

Asimismo, sugiere que el presidente mexicano determine, mediante acuerdo, un mecanismo de fijación de tarifas distinto al de las tarifas finales para determinados grupos de usuarios del suministro básico, en cuyo caso el cobro final hará transparente la tarifa final que hubiere establecido la CRE.

Además, el dictamen reforma diversos artículos de la Ley de Aguas Nacionales, donde se propone que la explotación, uso y aprovechamiento de aguas del subsuelo, contenidas en yacimientos geotérmicos hidrotermales, requiere de concesión de agua y de autorización en materia de impacto ambiental.

Posterior a la aprobación en lo general, se inició la discusión en lo particular del primer tema: red eléctrica y tarifas del servicio eléctrico, según el acuerdo aprobado con anterioridad.