Washington. Estados Unidos debe hacer más para alentar a Arabia Saudí a que aumente su producción de petróleo para compensar la pérdida de crudo iraní, dijo este domingo el senador estadounidense Charles Schumer, instando a renovar los esfuerzos diplomáticos para aliviar el alza en los precios del petróleo.

Las tensiones en torno al programa nuclear iraní han llevado los precios del petróleo a máximos en nueve meses. El valor de la gasolina se ha disparado en Estados Unidos, convirtiéndose en un importante tema político en el período previo a las elecciones presidenciales del 2012.

La promesa pública hecha por Arabia Saudita, el mayor exportador mundial de petróleo, de bombear crudo a su máxima capacidad calmará los mercados y los precios de la gasolina, dijo Schumer, el tercer demócrata en importancia en el Senado estadounidense, en una carta a la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

En la misiva, a la cual Reuters tuvo acceso, Schumer le pide a Clinton que inste a Arabia Saudita a aumentar la producción a plena capacidad de 12,5 millones de barriles diarios, un incremento de 2,5 millones de barriles.

Esto compensaría la reducción en las exportaciones totales de Irán de 2,2 millones de barriles diarios. Las ventas de petróleo de Irán, el tercer mayor exportador de petróleo, se enfrentan a nuevas y duras sanciones como resultado de la disputa sobre su programa nuclear.

Los precios de la gasolina en Estados Unidos alcanzaron un récord en febrero. La American Automobile Association (AAA) dijo que el precio promedio nacional llegó el viernes a los 3,65 dólares por galón y los analistas dicen que los precios promedio podrían trepar por sobre los 4 dólares por galón durante los próximos meses.

"Estas alzas en los precios del combustible están directamente relacionadas con el mercado energético mundial, en particular con los recientes esfuerzos de Irán para manipular los precios del petróleo", dijo Schumer en la carta.

El organismo de control nuclear de las Naciones Unidas advirtió la semana pasada a Irán por intensificar sus esfuerzos para enriquecer uranio. Teherán ha insistido en que está desarrollando energía nuclear, no armas atómicas.

La Unión Europea prohibirá el petróleo iraní el 1 de julio, y otros compradores se enfrentarán a nuevas sanciones de Estados Unidos a menos que reduzcan la compra.

"Estos cambios en el mercado están golpeando a los estadounidenses (...) y a nuestra economía, amenazando nuestra recuperación", dijo Schumer.

Arabia Saudita ha tranquilizado a los clientes privados diciendo que bombeará más petróleo y las exportaciones aumentaron considerablemente en la última semana, aunque no estaba claro si el aumento se mantendrá.