Una de las más tradicionales y populares eventos de Brasil es el carnaval. Aunque el más popular es el que se desarrolla en Río de Janeiro, estos eventos se realizan en varias ciudades del país con igual o mayor espectacularidad.

De acuerdo a estimaciones del Ministerio de Turismo brasileño, cerca de 6,8 millones de turistas se espera que visiten el país.

En temas económicos, Brasil espera que estos eventos le genere un incremento de 6.600 millones de reales, que representan cerca de US$ 2.500 millones, convirtiéndose en un negocio altamente rentable para Brasil en una época de bajo crecimiento.

Además, la facturación de dicho periodo representa un 3% del total generado anualmente por la industria de viajes y turismo en el país. Según el ministro de Turismo, Vinicius Lages, el carnaval es uno de los eventos que le dan forma a la identidad turística de Brasil. “Es una fiesta extremadamente estratégica, ya que nos destaca ante el mundo, no sólo como organizadores de grandes eventos, sino principalmente por el encanto de una legítima celebración de la cultura brasileña. Una experiencia originalmente nuestra, única, que sólo se puede vivir aquí y ese es un fuerte atributo de competitividad”, declaró.
CAPACIDAD HOTELERA

De acuerdo a un estudio del Ministerio de Turismo brasileño, cada turista gasta en promedio 984,76 reales (US$ 375). Los estados con mayor movimiento turístico durante esta fiesta popular son Sao Paulo, Río de Janeiro, Pernambuco, Bahía, Minas Gerais, Santa Catarina y Ceará.

Además, la ocupación hotelera aumenta. Cuando faltaban dos semanas para el inicio de las fiestas, los hoteles ya presentaban un 60% de reservas consolidadas para ese periodo.

Según estimaciones de la Secretaría de Turismo, Río de Janeiro, donde se realizará el carnaval más famosos, albergará 977 mil visitantes, los cuales gastarán 782 dólares en la ciudad durante las celebraciones.

En Salvador, donde la celebración de los 30 años de la música Axé será el tema del Carnaval 2015, ya en los días previos existe cerca de un 85% de capacidad hotelera ocupada.

En Porto Seguro, otro destino de Bahía muy concurrido durante ese periodo, la ocupación es de casi un 100%, incluyendo la cadena hotelera de Arraial d’Ajuda y Trancoso.

Para Lages, el carnaval es un gran “escaparate” de la cultura y las potencialidades del país para los turistas brasileños y extranjeros. “Además, favorece a la cadena hotelera, generando empleo y renta para la población”, afirma.

En Sao Paulo, la expectativa es que el Carnaval de Calle reúna 2 millones de personas hasta el 17 de febrero, último día. Con un récord de público el año pasado y un aumento también en la permanencia del turista de 2,4 a 4,4 días, Sao Paulo Turismo S/A (SPTuris) estima una ocupación hotelera del 60% en la capital ‘paulista’.