Ciudad de México. En 2017, los jefes de la familia Slim visitaron en cuatro ocasiones el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT). Tres de esas visitas fueron presididas por Carlos Slim Domit, heredero de la dinastía. Héctor Slim Seade, director general de Telmex, y Daniel Hajj, líder de Telcel y Claro, también acudieron a tres reuniones con los reguladores. Todos ellos, dueños de América Móvil, estuvieron acompañados en su momento por Alejandro Cantú, Daniel Bernal y Carlos Robles Miaja, sus estrategas en materia jurídica, de regulación y finanzas.

Los temas que los ejecutivos trataron en cada ocasión con el regulador tuvieron que ver con las medidas de preponderancia que pesan sobre el conglomerado de América Móvil en México; sobre la separación funcional de Telmex ya aprobada el martes 27 de febrero y las tarifas de interconexión que Telcel puede cobrar a sus competidores a partir del 1 de enero de este año, así como su participación acotada en el concurso de espectro en los 2.5 GHz ahora en proceso.

La primera reunión ocurrió el 10 de febrero de 2017, previo a que se conocieran los resultados de las regulaciones especiales impuestas en 2014 a los agentes económicos preponderantes en radiodifusión y telecomunicaciones, Televisa y Telmex-Telcel.

La siguiente cita tuvo lugar el 7 de abril, un mes después de que el IFT, el 8 de marzo, ordenara a Telmex presentarle un plan para crear una nueva empresa de servicios mayoristas a partir de su infraestructura pasiva.

El encuentro del 17 de octubre versó sobre la tarifa de interconexión, semanas posteriores al triunfo de Telcel en un amparo llevado a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) con el que esa operadora defendía el cobro de tarifas en la terminación de llamadas de voz en su red.

El siguiente, del 21 de noviembre, abordó un tema de espectro, días en los que la industria mantenía una posición en contra de que Telcel compitiera por más banda de la 2.5 ante el hecho de que meses atrás ya había comprado 60 MHz de esas frecuencias a MVS Comunicaciones y cuando el mismo regulador daba en esas fechas los últimos retoques a la licitación IFT-7, la de los 2.5 GHz. 

América Móvil, en sus reportes enviados a la Bolsa Mexicana de Valores entre los años 2010 y 2016, ha informado que las actividades de Telmex le reportan una menor participación en ingresos respecto a su operación internacional.

Los temas de preponderancia para AMX, en general, y el plan de la separación funcional para Teléfonos de México, en particular, fueron tratados directamente en dos de los cuatro encuentros y también fueron los dos asuntos a lo que más tiempo dedicaron los regulados en sus pláticas con los reguladores, un promedio de dos horas, señal de las inquietudes de la familia Slim sobre la escisión en Telmex y de la que no se tiene una experiencia previa en el sector telecom del país.

En 2016 también hubo una reunión entre los Slim y los del Instituto Federal de Telecomunicaciones, según documentos del IFT. La empresa mantuvo otros encuentros más en ese año y en 2017 con el regulador, pero a ellos sólo acudieron los representantes legales, comerciales o de operación tanto de Telmex como de AMX. Las medidas de preponderancia fueron, otra vez, el tema sensible tocado por ambas partes.

En las reuniones de 2017 con los jefes de Telcel y Telmex estuvieron por parte del IFT todos los comisionados. Sólo hubo una ocasión, la del 7 de abril, en la que asistieron seis reguladores porque la elección del séptimo comisionado se encontraba en proceso en esos días entre Los Pinos y el Congreso.

Los telefonistas también fueron al IFT por el caso Telmex. Al IFT no sólo acudieron los accionistas patrimoniales de Telmex/Telnor y Telcel. Al tiempo que los ejecutivos buscaban al regulador, los trabajadores de Teléfonos de México adheridos al Sindicato de Telmex hacían lo propio para solicitar explicaciones a los comisionados, que, en menor número, salieron a atender a los empleados, dicen otros documentos del regulador.

El IFT recibió a los representantes del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM) el 7 de noviembre de 2017 para escuchar sus preocupaciones sobre la separación funcional. Aquella vez los siete comisionados atendieron el llamado de los telefonistas por alrededor de 78 minutos, pero no así en la reunión del 12 de mayo a la que sólo un comisionado pudo recibirlos por espacio de 45 minutos.

Los comisionados en pleno sí atendieron durante una hora a los telefonistas jubilados el día 26 de octubre. El tema tratado también tuvo que ver con la separación funcional, sus efectos sobre los trabajadores en activo, las pensiones y de qué manera una medida de este tipo impactará a la operación futura de Telmex.

En 2017 y 2016 no se tuvo conocimiento registrado en el IFT de que los dueños de otros actores relevantes de la industria de las telecomunicaciones o de la radiodifusión como América Móvil se acercaran al regulador para conocer más de cerca de asuntos que atañen a su empresa.

Los números de Telmex preocupan a los dueños de AMX. América Móvil, en sus reportes anuales enviados a la Bolsa Mexicana de Valores entre los años 2010 y 2016, ha informado que las actividades de Telmex le reportan una menor participación en ingresos respecto a su operación internacional y lo mismo ocurre con la utilidad de operación, de ahí que el holding crece sus apuestas por otros mercados.

En 2010, Telmex registró ingresos por 114.994 millones de pesos (US$6.098 millones) y esta cifra representó el 18,3% de los ingresos totales para AMX en el año; en 2016 la participación se redujo a una cuota de 10,5%. Entre 2010 y 2016, Teléfonos de México vio una reducción de 11,1% en sus ingresos y de 4,93%, comparando 2016 contra 2014, el año en que se declaró a la empresa como agente económico preponderante en las telecomunicaciones fijas y móviles.

La utilidad de operación de AMX también se ha visto afectada por los descensos en Telmex, según los reportes anuales de la compañía. El reporte anual de América Móvil a la SEC de los Estados Unidos para 2017 aún no está disponible.

En 2010 la utilidad de operación por 27.992 millones de pesos (US$1.484 millones) de Telmex fue equivalente al 18,4% de la utilidad de operación de América Móvil, que reporta actividades empresariales en 27 mercados repartidos entre América y Europa.

Para 2016 la utilidad de operación de Telmex había descendido hasta los 12.276 millones de pesos (US$651 millones), representando el 11,2% de la utilidad de operación de su matriz. Entre 2010 y 2016, la utilidad de operación de Telmex se redujo en 56,14% y entre 2014 y 2016 la cifra fue de 44,91%.