La Habana. Las plantaciones de caña de azúcar en Cuba se están ejecutando con un 20% de retraso en el programa debido a la escasez de lluvias, mientras las autoridades instaron a los agricultores a aprovechar las precipitaciones recientes para reducir la diferencia.

En Cuba hay 700.000 hectáreas dedicadas a la siembra de caña de azúcar, muy pocas de ellas cuentan con sistemas de regadío.

Los planes para la siembra de este año alcanzan las 132.000 hectáreas, en comparación con las 104.000 que fueron plantadas en el 2010.

"El plan de este año para la siembra está al 80%, y se ha retrasado debido principalmente a la sequía que no ha permitido sembrar lo esperado en las distintas provincias", dijo a una radioemisora local Sergio Guillón, director de siembra de caña en el Ministerio del Azúcar.

Guillón dijo que las lluvias que llegaron en junio habían aliviado la sequía en la mayor parte del país e instó a los agricultores a compensar la diferencia.

Algunas provincias cubanas están movilizando trabajadores para sembrar el terreno preparado, según reportes de medios de comunicación provinciales.

La producción de azúcar sin refinar en Cuba se acercó a 1,2 millones de toneladas del endulzante, por encima de los mínimos históricos del 1,1 millones de toneladas del 2010.

Cuba espera incrementar la producción gradualmente a 2,4 millones de toneladas de azúcar en el 2015, principalmente por el aumento de los rendimientos en las plantaciones existentes que tienen un promedio de 30 a 40 toneladas por hectárea en los últimos años.

La falta de riego y otros insumos deprimieron el rendimiento en la siembra de baja calidad que tiene menos del 50% de los estándares mundiales.

Cuba consume un promedio de 700.000 toneladas de azúcar anualmente.

Sin embargo, el consumo del año pasado fue de alrededor de 600.000 toneladas debido a una reducción de la ración doméstica y otras medidas.