A partir del 2016, los usuarios de electricidad del servicio universal que no consumen lo suficiente para entrar al mercado -hasta septiembre ascienden a 38 millones 179.000; es decir, 60% del total de las conexiones del país- comenzarán a comprarle energía eléctrica a privados a través de un representante o suministrador, luego de que se lleve a cabo la primera subasta para suministradores, explicaron los diseñadores de la reglamentación energética de la Secretaría de Energía.

El principio general de las modificaciones en el sistema eléctrico mexicano fue la apertura a la competencia, que se inicia a finales del próximo año con el arranque del mercado, con generadores mayoristas -que producirán más de 0.5 Megawatts hora al año y venderán sus excedentes en el mercado- y usuarios activos del mercado, que en un principio comprarán electricidad si consumen más de 3 Megawatts hora promedio al año, luego dos y luego uno, hasta llegar al 2018.

Con ello se ampliará escalonadamente la base de consumidores del mercado, mientras que los pequeños usuarios, que consumen menos de este volumen, serán denominados usuarios del servicio básico y para ellos también se pretende llegar a la apertura total aunque en un mayor plazo, aseguró César Alejandro Hernández Alva, director general de Análisis, Seguimiento e Información Eléctrica de la Secretaría de Energía.

“Para los usuarios más pequeños no es en el corto plazo que la gente podrá cambiar de suministrador y participar ya en un mercado, esto será de manera gradual, igual que ha pasado en otros países”, dijo.
Competencia mediante subastas

Sin embargo, explicó que eso no quiere decir que no haya competencia en el servicio básico, porque hay una figura en la ley de suministrador del servicio básico que compra a nombre de los pequeños usuarios a través de subastas que son realizadas por el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) y supervisadas por la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

En un principio, el suministrador será la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y utilizará la energía que ya genera para esta finalidad; pero luego los generadores privados también van a venderle electricidad a través de subastas para periodos de máximo cinco años contempladas en la ley.

“La primera subasta calculamos que se hará en algún momento del 2016”, dijo Fernando Zendejas Reyes, titular de la Unidad de Asuntos Jurídicos de la Secretaría de Energía.

Como usuarios básicos, las personas seguirán adquiriendo la electricidad a la CFE, que tendrá un área de suministro básico con poco margen de maniobra, en que podrá decidir a quién le compra energía y se tendrá que adherir a los mandatos de la CRE.