Río de Janeiro. El sector de servicios petroleros de Brasil incrementará en el corto plazo la elaboración de productos como ductos, mientras que la fabricación de maquinaria más compleja como turbinas y motores tomará tiempo, dijo este viernes un ejecutivo del banco Bndes.

Brasil está impulsando a su industria local de servicios solicitando a las compañías que compren equipamiento de proveedores internos, mientras el país sudamericano explora enormes reservas de crudo enterradas en las profundidades del lecho oceánico.

Cuellos de botella en la cadena de abastecimiento podrían retrasar las subastas de aquellas codiciadas reservas, debido a que el desarrollo de esos campos sólo puede avanzar según la capacidad de la industria local para proveer bienes y servicios.

La inversión en la fabricación de componentes complejos aumentará en los próximos años en la medida en que la petrolera estatal Petrobras desarrolle su plan para más que duplicar la producción de crudo en los próximos 10 años, afirmó Ricardo Cunha, director de la unidad del banco Bndes que entrega financiamiento a las firmas de servicios petroleros.

"Tomará un tiempo, debe haber una mayor escala para que la gente venga aquí, no vamos a ser capaces de traer todo de una vez", sostuvo Cunha en una entrevista con Reuters.

Los proveedores "necesitan creer en una fuerte demanda y creer que Petrobras realmente va a invertir", agregó.

Cunha afirmó que la crisis financiera del 2008 asustó a los inversores interesados en proyectos de servicios y dejó a muchos proveedores altamente endeudados porque ya habían contratado mano de obra y maquinaria, pero no obtuvieron ingresos debido a la desaceleración de la economía.

Estímulo local. Las petroleras que participen en las licitaciones por campos de crudo de Brasil deben acordar comprar un cierto porcentaje de bienes y servicios de proveedores locales.

Esa política ha llevado a nuevos astilleros a producir plataformas petroleras costa afuera y torres de perforación de aguas profundas en Brasil.

Líderes del gobierno insisten en que la construcción local de equipamiento impulsará el desarrollo económico y creará empleos, aunque los críticos afirman que eso arriesga a crear industrias no competitivas y a desacelerar los esfuerzos por explorar los yacimientos en aguas profundas.

El Bndes, uno de los mayores financistas de las industrias de Brasil, ha destinado 4.000 millones de reales (US$2.500 millones) para el financiamiento de servicios petroleros a ser desembolsados entre el 2012 y el 2015.

La entidad anunció ese paquete de financiamiento después de que Petrobras dijo que dejaría de entregar préstamos a proveedores como parte de esfuerzos por reducir gastos y aumentar el enfoque en el lucrativo segmento de exploración y producción de su negocio.

Petrobras va a invertir US$225.000 millones entre el 2011 y el 2015 para aumentar la producción en lo que es es el mayor programa de inversión corporativa del mundo.