Tokio. La tecnológica japonesa Sharp dijo este martes que planea entrar en el mercado de lectores y libros electrónicos, con la esperanza de sacar provecho del novedoso pero cada vez más saturado sector, popularizado por Apple y Amazon.

Sharp tiene pensado ofrecer este año un servicio de distribución de libros electrónicos y lanzar unos dispositivos lectores compatibles, que también permitirán a los usuarios ver videos y escuchar contenidos de audio. La compañía dijo que cuenta con el respaldo de varios editores de Japón y de otros países.

La popularidad instantánea del iPad de Apple ha estimulado el crecimiento de los mercados de lectores y libros electrónicos, y la competencia a nivel global está aumentando cada día. Amazon, Barnes & Noble y Sony redujeron el mes pasado los precios de sus dispositivos en respuesta a la amenaza del iPad.

En Japón, empresas como Sony y la operadora de telefonía móvil KDDI están trabajando en equipo para distribuir libros electrónicos, intentando romper la resistencia de los editores hacia los contenidos digitales.

Google también comentó este mes que planea lanzar un servicio de libros electrónicos en Japón a principios del próximo año.