Royal Dutch Shell Plc decepcionó este jueves a los mercados con débiles resultados en sus negocios de refinería y distribución, y aunque su utilidad neta subió impulsada por los mayores precios del petróleo, estuvo por debajo de las expectativas del mercado.

Los resultados mixtos de Shell quedaron a la zaga de los fuertes resultados de Chevron y Exxon Mobil, pero sí superaron a los de su rival BP, que aún no consigue dejar atrás los costos el derrame en el Golfo de México.

Las acciones del gigante anglo holandés petróleo caían un 3%. Analistas expresaron su preocupación por la debilidad sostenida en el negocio de refinería de Shell, donde varias instalaciones importantes estuvieron cerradas por largo tiempo.

El presidente financiero, Simon Henry, dijo que una importante unidad de la mayor refinería europea, en Holanda, seguía cerrada y que no reiniciaría las operaciones hasta por lo menos finales de febrero, lo que habría tenido un impacto en los resultados del primer trimestre.

Shell dijo que sus resultados mixtos se debieron a los débiles márgenes de refinería, volátiles márgenes en la comercialización de la distribución por el alza de los precios del petróleo y a la presión en los precios del gas natural en algunas regiones.

No hay un indicio inmediato de que la situación mejore en el negocio refinero, donde Shell está intentando vender varias plantas, mientras que algunos analistas están preocupados del enfoque de la compañía le está dando al gas ante la debilidad de sus precios y los pronósticos de exceso de suministro.

"Las condiciones en refino siguen en general siendo muy difíciles", dijo Henry, mientras que el analista de Arbuthnot, Dougie Youngson, advirtió de un incremento en la presión si los precios del petróleo se mantenían alrededor del nivel de US$100  por barril por demasiado tiempo.

Los precios del crudo en Estados Unidos promediaron cerca de 85 dólares por barril en el cuarto trimestre, sobre los 76 dólares del mismo lapso del 2009, pero desde entonces han trepado sobre los 100 dólares.

Shell dijo que las ventas de productos petroleros subieron un 5 por ciento interanualmente.

PAGANDO DIVIDENDO

Las ganancias en una base de costo actual de suministro, saltaron a 5.700 millones de dólares desde 1.200 millones de dólares en el mismo período un año atrás cuando la compañía sufrió fuertes pérdidas de refinación, aunque analistas dijeron que era menor a lo esperado.

Excluyendo ítemes no-operativos y extrardinarios, el resultado fue de 4.100 millones de dólares, mientras que el pronóstico promedio de una encuesta de Reuters a un grupo de analistas apuntaba a 4.850 millones de dólares.

Shell dijo que pagará un dividendo de 0,42 dólares la acción por el trimestre y que espera mantener este nivel de dividendo en el primer trimestre del 2011.

La planeada inversión de capital de entre 25.000 a 27.000 millones de dólares para el 2011 también fue bien recibida. El analista de Bernstein, Oswald Clint, dijo que el gasto de capital parecía bajo control dado que considerando una base neta sería sólo ligeramente más alto que el 2010.