Río de Janeiro. Los planes del gigante petrolero anglo-holandés Royal Dutch Shell de vender las participaciones de la compañía en cuatro bloques costa afuera en Brasil forman parte de una revisión más amplia de su cartera y no son una reacción a las nuevas leyes del sector, dijo el lunes en una entrevista exclusiva a Dow Jones Newswires el nuevo presidente de la filial local de Shell.

André Araújo, quien asumió como presidente de Shell do Brasil hace tres semanas, dijo en el marco de la Rio Oil & Gas Expo and Conference 2010 que pese a la venta, Brasil sigue siendo "estratégico" para la compañía.

La venta de las participaciones de Shell representa una de las pocas oportunidades que tendrían las petroleras globales para ingresar al área costa afuera brasileña, donde el gobierno no ha ofrecido concesiones de exploración y producción desde los descubrimientos de petróleo pre-sal en 2007.

Las participaciones son en los bloques BS-4, BM-S-8, BM-S-45 y BM-ES-28. Además de Shell, Chevron, Petrobras, Petrogal y Vale también poseen participaciones en estos bloques.

Estas ventas no significan que Shell haya perdido interés en el país, ya que la compañía estaría interesada en participar en nuevas subastas de exploración y producción, incluidos campos pre-sal con nuevos contratos de producción compartida.

El ejecutivo también destacó las grandes inversiones de Shell en el sector de biocombustibles de Brasil.