Río de Janeiro. La Compañía Siderúrgica Nacional (CSN) de Brasil, una de las principales productoras de acero del país, anunció hoy un plan de desinversiones de hasta 8.000 millones de reales (unos US$2.350 millones) para reducir su deuda.

El anuncio lo hizo el presidente de la empresa, Benjamín Steinbruch, quien no se fijo un plazo para lograr el dinero previsto con la venta de activos.

"Continuamos persistiendo en la venta de activos, pero vamos a hacerlo de forma inteligente. No lo haremos presionados, de forma precipitada", aseguró el presidente de la CSN en una teleconferencia con inversores.

CSN es un conglomerado que actúa en toda la cadena de producción del acero, desde la explotación de hierro y su procesamiento hasta la distribución de laminados, revestidos y galvanizados.

La multinacional brasileña, que además de Brasil también tiene plantas en Alemania, Estados Unidos y Portugal, concentra la mayoría de sus actividades en la producción de acero, aunque tiene presencia en otros sectores como la minería, las infraestructuras, el cemento y la energía.

Según el balance del tercer trimestre divulgado, la compañía tiene una deuda de 25.800 millones de reales (unos 7.588 millones de dólares) y prácticamente la mitad de la misma tiene vencimiento en 2018 y 2019.

Entre julio y septiembre, la siderúrgica registró unas pérdidas por 100 millones de reales (unos US$29,4 millones), un 81% menos que el resultado obtenido un año atrás.

"Estamos mirando el futuro de forma optimista, sin dejar de ser realistas. La situación de la economía está mejorando. Hay señales positivas de recuperación", dijo Steinbruch sobre la situación económica del país, cuya economía se contrajo un 3,8% el año pasado y debe hacerlo en un 3,37% este año.

Para el año que viene, CSN espera vender 6,2 millones de toneladas de acero, de las que 2.000 millones serían para la exportación.

La multinacional brasileña, que además de Brasil también tiene plantas en Alemania, Estados Unidos y Portugal, concentra la mayoría de sus actividades en la producción de acero, aunque tiene presencia en otros sectores como la minería, las infraestructuras, el cemento y la energía.