Sao Paulo. El grupo siderúrgico brasileño Gerdau superó las previsiones del mercado con sus ganancias trimestrales, dado que menores impuestos compensaron el alza en los costos para servir sus deuda externa.

Gerdau, con base en Porto Alegre, informó una ganancia líquida de 549 millones de reales (US$269 millones) para el segundo trimestre, un alza del 9% frente a los 503 millones del mismo lapso del 2011.

La compañía había reportado una ganancia de 397 millones de reales en el primer trimestre del 2012.

Un sondeo de Reuters entre 11 analistas había estimado una ganancia neta promedio de 428,4 millones de reales para el período por el impacto del derrumbe de un 11% en la moneda brasileña sobre las ventas externas de varillas y otros productos de acero.

En comparaciones entre trimestres, los resultados mostraron que la actividad en el sector está en un punto de giro y que debería recuperarse pese al alza de los costos de las materias primas, de la creciente competencia de las importaciones y de la brusca desaceleración económica en Brasil.

México. Gerdau indicó que retomará un plan para la construcción de una planta de 1.100 millones de reales (US$535,6 millones) en México para la producción de perfiles en acero laminado en frío.

La planta tendrá la capacidad de producir 1 millón de toneladas de acero y 700.000 toneladas de productos laminados y debería comenzar a operar en el 2014.

La producción de acero bruto de Gerdau cayó un 1,5% interanual a 5.046 millones de toneladas métricas, pero aumentó un 2,1% desde el primer trimestre.

Las ventas bajaron un 2,4% interanual, pero subieron un 1,1% contra los tres meses previos.

Los ingresos aumentaron un 11% a 9.975 millones de reales con respecto al año previo, y un 8,4% con respecto al primer trimestre. Los costos subieron un 12,4% en bases anuales y un 5,7% en base intertrimestral.

Las ganancias antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones (EBITDA) sumaron 1.244 millones de reales en el trimestre, lo que implicó una caída del 5% interanual. El indicador saltó un 23% con respecto al primer trimestre.

El EBITDA estuvo levemente bajo la previsión promedio de los analistas por 1.270 millones de reales.