Sao Paulo. La siderúrgica brasileña Usiminas canceló sus planes de construir una nueva fundidora de acero en el estado de Minas Gerais y en lugar de eso impulsará su capacidad de extracción de mineral de hierro, dijo el viernes la firma en dos presentaciones al mercado.

El directorio de Usiminas aprobó el viernes los planes de invertir 550 millones de reales (US$319 millones) en la división minera de la compañía, Mineracao Usiminas, para expandir la producción de mineral de hierro a 12 millones de toneladas en un año desde los actuales siete millones de toneladas.

Ante la precios volátiles en los últimos años del mineral de hierro -el principal componente en la fabricación del acero- la industria acerera local está ansiosa por anticipar la producción y obtener una gran parte de sus necesidades anuales de materias primas dentro del país.

En una presentación separada, Usiminas dijo que el directorio votó por cancelar los planes para construir una nueva fundición de acero en Santana do Paraiso, Minas Gerais, debido a la falta de "atractivo (del proyecto) en las condiciones actuales del mercado".

La compañía dijo recientemente que la fuerte apreciación del real brasileño contra el dólar vista en el 2010 afectó la capacidad de las fundiciones locales de acero para competir internacionalmente y llevó a un flujo de importaciones de acero barato.

El proyecto de Santana do Paraiso fue suspendido en el 2009 en medio de la crisis financiera global. La crisis obligó a las siderúrgicas a recortar costos y producción, debido a que la demanda por acero en las economías desarrolladas de Estados Unidos y Europa se evaporó.