El sector siderúrgico brasilero debe presentar nuevos pedidos de protección en contra de los significativos volúmenes de acero importado, que está llegando al país desde inicio del año, dijo el presidente ejecutivo del Instituto de Acero de Brasil (IABr), Marco Polo de Mello Alves. Para él, es aceptable que el próximo gobierno aumente las actuales tarifas de importación a niveles del 12% o 14%.

“Las diferencias son tan grandes que pienso que, similar a lo que el mundo está haciendo, se iniciarán nuevos procedimiento”, dice Melo Alves en una entrevista con Reuters, según una publicación realizada por el portal Exame.

En Agosto, Usiminas pidió al gobierno brasileño la apertura del proceso antidumping contra el acero importado en forma de placas de acero, comúnmente utilizadas por la industria naval.

“Hay que tener muy claro que las importaciones y exportaciones son variables normales del mercado, pero lo que tiene preocupado al sector es que las importaciones comienzan a ser respaldadas por artificialismos, que provocan distorsiones en el mercado”, dijo el presidente de IABr. Según él, el 60% de las importaciones de productos siderúrgicos se ha hecho por puertos.