Buenos Aires. Las lluvias registradas en la última semana en regiones sojeras de Argentina permitieron retomar la implantación del grano del ciclo 2010/11, aunque la persistente falta de humedad impidió el avance de la siembra en algunas zonas productoras, dijo el viernes el gobierno.

El país sudamericano es el principal proveedor internacional de aceite y harina de la oleaginosa y el tercero del poroto de la soja, cuya siembra fue prácticamente paralizada en semanas recientes debido a la escasez de agua causada por el evento climático La Niña.

"Las últimas lluvias recibidas en Rafaela (en el centro de Santa Fe) fueron dispares y en general escasas, permitiendo que la siembra avance en las zonas donde se recibieron mayores registros, mientras que en otras está frenada por la falta de humedad", dijo el ministerio de Agricultura en su informe semanal.

La provincia de Santa Fe es la tercera mayor productora de soja de Argentina, cuya cosecha llegaría a 52 millones de toneladas en la campaña 2010/11, según cifras oficiales.

En algunas zonas se reportaron temperaturas muy elevadas y vientos fuertes, lo que también dificulta la siembra de la oleaginosa 2010/11, añadió el Gobierno.

Hasta el jueves -fecha de actualización del informe-, los agricultores locales habían implantado el 52% de los 18,7 millones de hectáreas previstos para la soja 2010/11, un avance intersemanal de 10 puntos porcentuales y 8 puntos por delante del ciclo previo.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por su sigla en inglés) también prevé que la producción de soja 2010/11 de Argentina será de 52 millones de toneladas.

Las precipitaciones recientes beneficiaron al maíz ya sembrado 2010/11 de Argentina, pero fueron insuficientes para permitir un avance en la implantación del grano, que sigue prácticamente paralizada, afirmó el Ministerio.

El país austral es el segundo exportador mundial del cereal y su cosecha 2010/11 llegaría al récord de 26 millones de toneladas, según el gobierno.

Hasta el jueves, los chacareros de Argentina habían sembrado, al igual que en la semana anterior, el 78 por ciento de los 4 millones de hectáreas previstos para el maíz.

El USDA calcula que la producción de maíz argentino alcanzará los 25 millones de toneladas.

Con respecto al trigo de la campaña actual, el Gobierno estimó que la mayor parte de los cultivos se encuentran en buenas condiciones, aunque algunas partes del área productora necesitan más agua.

Argentina es uno de los principales proveedores internacionales del grano y, de acuerdo con el Ministerio de Agricultura, su cosecha 2010/11 sería de 12,5 millones de toneladas, luego de una temporada azotada por una larga sequía.

Hasta el jueves, los agricultores del país sudamericano habían recolectado el 18% del área cosechable de los 4,3 millones de hectáreas sembrados con el cereal, un avance intersemanal de 2 puntos porcentuales, pero 5 puntos por detrás del ritmo registrado en la misma fecha del año pasado.

Por otro lado, la siembra del girasol 2010/11 -que está cerca de finalizar- avanzó gracias a las lluvias recientes, que también beneficiaron a los cultivos ya implantados, dijo la cartera.

Según el informe, ya fue implantado el 90% de los 1,64 millones de hectáreas previstos para el girasol.