Singapur. Siete pequeños puertos petroleros y la mayoría de los embarcaderos en las terminales del noreste de Japón permanecen cerrados, a más de dos semanas de que un devastador terremoto y un tsunami azotaran al país asiático, dijeron funcionarios del sector y del gobierno.

Pero los 15 puertos clave japoneses que resultaron dañados por la catástrofe del 11 de marzo reanudaron sus actividades en medio de los esfuerzos de recuperación, dijo el ministerio de Transporte de Japón en su sitio de internet, aunque el acceso era limitado.

El domingo, sólo un 30% de los 208 embarcaderos en las instalaciones reanudó sus actividades.

Una terminal operada por Mitsubishi Chemical se mantendría cerrada por meses, mientras se hacen investigaciones en las instalaciones operadas por Shin Etsu Chemical, Kashima Denkai, Kashima Kyobi y Kashima Oil.

En tanto, la terminal de JX Nippon Oil & Energy en el puerto de Sendai y la instalación de carga de Onahama Petroleum, en Onahama, también estuvieron cerradas y se desconoce cuándo restablecerán sus operaciones, dijo la firma marítima Inchcape Shipping Services.

Pese a la apertura de los puertos, las operaciones marítimas siguen suspendidas en varios lugares en el noreste de Japón pues las compañías navieras están desviando sus embarcaciones lejos de la dañada planta nuclear de Fukushima por temor a la radiación.

Ingenieros han estado luchando por controlar los niveles de radiación en un complejo nuclear de seis reactores que resultó dañado tras el devastador terremoto de magnitud 9.0 y el tsunami que azotaron al país asiático y que dejaron más de 27.000 muertos y desaparecidos.