Berlín. El sindicato alemán IG Metall amenazó este jueves con interrumpir la producción de vehículos en Volkswagen si la dirección de la principal automotriz europea continúa bloqueando incrementos salariales significativos para el personal en Alemania.

IG Metall está furioso por una oferta que hizo el martes la dirección de Volkswagen (VW) de subir el sueldo a los 120.000 empleados de las plantas del oeste de Alemania pero no por encima del 2,2% en 12 meses, aproximadamente un tercio del 6% demandado, según el sindicato.

Luego de tres rondas de negociación que no dieron frutos, más de 20.000 empleados de la principal fábrica de VW en Wolfsburgo abandonaron sus puestos durante dos horas, en los primeros paros de advertencia en VW desde el 2004, dijo IG Metall, sumándose a ellos miles más en las otras cinco plantas de la automotriz en el país.

"Si fuera necesario, llevaremos a la mitad del grupo VW a una parálisis", dijo el jefe del comité de empresa, Bernd Osterloh, en una protesta en la planta de Wolfsburgo, en referencia a las operaciones alemanas de la compañía global.

El fabricante no espera que los paros del jueves afecten a sus compromisos de envíos, dijo un portavoz de VW sin dar más detalles.

"No dudaremos en planificar más paros", dijo Osterloh. "Y afectarán a las plantas de fabricación de vehículos tanto como a las de componentes que producen los motores, las transmisiones y las partes de todo el grupo", agregó.

Además de una subida salarial del 6%, IG Metall también está presionando por mejoras en el plan de pensiones corporativo de VW y por que se contraten más aprendices para facilitar el cambio de la industria a vehículos eléctricos y tecnología de conducción autónoma.

Pero VW, que afronta miles de millones de euros en costos y multas por el escándalo de emisiones diesel y grandes desembolsos para su plan de transformación, ha rechazado las demandas y ha pedido un acuerdo salarial con "un sentido de la proporción".

El fabricante no espera que los paros del jueves afecten a sus compromisos de envíos, dijo un portavoz de VW sin dar más detalles.

La disputa salarial en VW coincide con los esfuerzos de IG Metall en toda Alemania de presionar por subidas salariales para aproximadamente unos 3,9 millones de empleados en la industria del metal y la ingeniería alemana. Miles de trabajadores iniciaron el jueves un segundo día de paros de 24 horas que afectan a Daimler y a la marca Porsche, de VW.