Santiago. La negociación laboral en Escondida en Chile, la mayor mina de cobre del mundo, está lejos de un acuerdo a tres semanas del fin del contrato actual, por lo que el sindicato alista un fondo para solventar una eventual huelga, dijo este jueves a Reuters un dirigente.

Aunque a mediados de junio, la minera controlada por la angloaustraliana BHP instauró una mesa de negociación, el dirigente Carlos Allendes aseguró que las conversaciones con la empresa son escasas, lo que devela la "misma tozudez" que terminó por desencadenar una histórica huelga el año pasado.

"No hemos podido llegar a acuerdos. Las posiciones están muy lejos, con mucha distancia (...) la empresa no ha dado muestra alguna de avance. Es difícil negociar de esa forma", dijo Allendes.

Pese a que el precio del cobre ha retrocedido en las últimas semanas hasta mínimos de casi un año, el dirigente dijo que esto no debilitará sus demandas, ya que aseguró la volatilidad en el valor del metal obedece a factores transitorios y los costos de Escondida son poco más de un tercio de la cotización actual de la materia prima.

En el primer trimestre, Escondida obtuvo una ganancia de US$483 millones, lo que se compara con una millonaria pérdida en el mismo período del año pasado debido a la huelga que se extendió por más de 40 días.

En el primer trimestre, Escondida obtuvo una ganancia de US$483 millones, lo que se compara con una millonaria pérdida en el mismo período del año pasado debido a la huelga que se extendió por más de 40 días.

"No se puede pretender que los trabajadores no tengan la posibilidad de optar a parte de esas millonarias utilidades", dijo Allendes, aludiendo a que buscan obtener un 4,0% de las ganancias de Escondida.

Bajo este escenario, el sindicato apunta a un reajuste del 5% en sus salarios y a un bono de término de conflicto de 22 millones (US$1,13 millones) a 24 millones de pesos (US$1,23 millones) por trabajador.

Aunque enfatizó que la dirigencia sindical tiene toda la disposición de negociar, Allendes dijo que en paralelo se avanza en la constitución de un fondo cercano a US$400.000 para enfrentar una eventual paralización.

"Esta semana deberíamos terminar la votación para crear este fondo, que es similar a lo que hicimos en el 2017. Se trata de un aporte por afiliado de 100.000 pesos (unos 155 dólares)", dijo.