La decisión de Mexicana de Aviación de suspender indefinidamente sus operaciones a partir del 28 de agosto de este año, encendió las alarmas en las organizaciones sindicales del país azteca, que iniciaron una amplia movilización en rechazo a la medida.

Apenas conocido el anuncio, el Sindicato Nacional de Trabajadores de Transportes, Transformación, Aviación, Servicios y Similares (Sntttass) se pronunció alertando sobre las consecuencias que traerá para 2.500 empleados en tierra; 1.300 sobrecargos, 800 pilotos y "900 compañeros de confianza".

El secretario (ministro) del Trabajo, Javier Lozano Alarcón, afirmó que la línea aérea podría recuperarse en un período de tres meses, por lo que estaría nuevamente operativa en diciembre de este año.

Sntttass mencionó la pérdida de 50.000 empleos indirectos vinculados con Mexicana y los perjuicios para la industria hotelera, agencias de viajes, taxis y "cientos de empresas pequeñas que viven del turismo".

En una concurrida manifestación de protesta en el Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (Aicm), los trabajadores de la aerolínea -encabezados por el secretario general de Sntttass, Miguel Ángel Yúdico- recibieron el respaldo de más de 15 organizaciones sindicales.

El diario mexicano La Jornada informó que desde el pasado viernes, y en el curso de las próximas tres semanas, "contratistas de líneas aéreas de Inglaterra, Nueva Zelanda, Irlanda, Emiratos Árabes y Hong Kong asistirán a la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores de México (Aspa) para ofrecer contratación a pilotos mexicanos, ahora que Mexicana está en tierra".

¿Está o no en quiebra? En medio de la conmoción laboral, el secretario (ministro) del Trabajo, Javier Lozano Alarcón, sostuvo que Mexicana de Aviación no se encuentra en quiebra, "pero atraviesa por un proceso de 'enorme fragilidad' porque las ejecutorias del grupo empresarial que compró las acciones de la compañía no fueron adecuadas", reseñó bbcmundo.

Adicionalmente, Lozano afirmó que la línea aérea podría recuperarse en un período de tres meses, por lo que estaría nuevamente operativa en diciembre de este año. Y sugirió que hasta se mantendría invariable la relación laboral, toda vez que hay varios grupos empresariales interesados en Mexicana.

"El Gobierno federal vigilará que quien decida invertirle a la aerolínea respete los derechos de los trabajadores", dijo el funcionario en declaraciones citadas por Noticieros Televisa.

"Pueden llegar nuevos accionistas, pero el contrato colectivo está vigente; los activos ahí siguen; la operación ahí sigue; los trabajadores ahí siguen; las relaciones laborales se mantienen", aseguró Lozano Alarcón.