Stavanger. Los sindicatos comerciales de Noruega decidieron no intensificar una huelga del sector de petróleo y gas del país y acordaron reunirse de nuevo el martes, dijeron líderes sindicales tras una reunión este viernes.

La prolongada interrupción, desde el domingo pasado, a la producción petrolera en el octavo exportador mundial impulsaron los precios del crudo este viernes. Los futuros de crudo Brent del Mar del Norte subían US$3, a US$94,36 por barril.

De acuerdo a la ley noruega, una intensificación de la huelga sólo podría surtir efecto cuatro días después de que se tome cualquier decisión.

Una portavoz del gobierno dijo este viernes que no hay planes de que el estado noruego intervenga.

"La perspectiva del ministerio sobre la huelga no ha cambiado, no haremos nada en este momento. Este es un conflicto entre las partes y estamos siguiendo la situación de cerca", dijo el asesor Gro Oerset.

El gobierno la autoridad para exigir el fin de la disputa si considera que la seguridad o los intereses nacionales están en juego. El sector representa un quinto del Producto Interno Bruto (PIB) de Noruega y casi la mitad de sus exportaciones.

Los sindicatos demandan aumentos de salarios, mejor remuneración por horas extras y el derecho a jubilarse a los 62 años, pero la Asociación de la Industria Petrolera Noruega (OLF, por su sigla en inglés) se ha negado a negociar las pensiones.

"No estamos preparados para discutir eso", dijo la portavoz de OLF, Eli Ane Nedreskaar, al ser consultada sobre si OLF estaría preparada ahora para discutir el tema de las pensiones.

Los trabajadores estiman que se ha suspendido cerca del 18% de la producción de petróleo de Noruega de casi 1,6 millones de barriles por día desde que comenzó la disputa el domingo, aunque la industria y la agencia petrolera del gobierno manejan cifras más bajas.

Parte de la producción de gas también ha sido reducida.

Los sindicatos enfrentan la difícil tarea de presionar a los empleadores sin alentar una intervención del gobierno.

El sindicato petrolero Industri Energi dijo el jueves que considera que la huelga ha reducido la producción en unos 290.000 barriles de petróleo, mientras que el operador Statoil ofreció una cifra de entre 230.000 y 250.000 barriles y la Dirección Noruega del Petróleo estima una interrupción de 190.000 barriles de crudo.

Los empleadores tienen la opción de cerrar las instalaciones, lo que amenazaría con el cierre total de la producción de petróleo y gas y virtualmente garantizaría la intervención del gobierno.

Sin embargo, hasta el momento se han mostrado reacios a poner en marcha esta medida, dado que podría afectar las relaciones futuras con los sindicatos.