“El Puerto de Miami está en camino de completar una serie de importantes mejoras de infraestructura en coordinación con la tan esperada inauguración de la expansión del Canal de Panamá en el 2015”, explicó en un comunicado, Bill Johnson, director del puerto de Miami.

El pasado 1 de enero, el Grupo Unidos por el Canal (GUPC), liderado por la española Sacyr, anunció que suspendería las obras si la Autoridad del Canal de Panamá no paga los sobrecostos que, según el consorcio, ascienden a unos US$1 mil 600 millones, los cuales se sumarían a los US$5 mil 250 millones del contrato.

Entre las obras emprendidas por el Puerto de Miami están el dragado del puerto de carga, que tiene una inversión de US$220 millones, y un túnel debajo de la bahía de Miami, con un costo de US$1 mil millones, según informó ayer el Nuevo Herald.

De igual forma, está prevista la construcción de un tren para transportar contenedores hasta los centros de distribución de carga en el Aeropuerto Internacional de Miami y de Jacksonville (Florida).

A partir del preaviso del GUPC, la Autoridad del Canal de Panamá tiene 21 días para responder antes de una suspensión de las obras de ampliación.