Copenhague. La constructora sueca Skanska anunció hoy una reducción de su actividad en América Latina tras informar de pérdidas millonarias en varios proyectos en Brasil y Argentina.

El resultado operativo de la compañía en el segundo trimestre se verá afectado negativamente en 500 millones de coronas suecas (54 millones de euros, US$73 millones) por las amortizaciones de la construcción de dos plantas energéticas en Brasil y otra petroquímica en Argentina, que estarán listas antes de final de año.

Las amortizaciones supondrán una carga negativa de 380 millones (41 millones de euros, US$56 millones), mientras que la cantidad restante está vinculada a costes estructurales, informó hoy la constructora en un comunicado.

"El tamaño de las operaciones en América Latina será reducido de forma significativa. El foco se trasladará a los negocios de operaciones y mantenimiento", señaló la compañía.

Skanska cuenta con 57.000 empleados en varios países de Europa, en Estados Unidos y en América Latina, y el año pasado registró un beneficio operativo de 5.100 millones (549 millones de euros, US$748 millones).