Tokio/Washington. Reguladores japoneses coincidieron este miércoles casi totalmente con sus colegas estadounidenses respecto a descartar las baterías sobrecargadas como la causa de los recientes incidentes ocurridos en los aviones Dreamliner 787 de Boeing Co, que están fuera de servicio desde hace una semana a nivel mundial.

En tanto, mientras las entregas del avión de pasajeros de alta tecnología continúan sin un final a la vista, un importante cliente chino lamentó los retrasos y dijo que sus planes de crecimiento se vieron perjudicados por su imposibilidad de tener las naves a tiempo.

Resolver el problema de la batería es el foco principal de la investigación, pero con un exceso de voltaje casi descartado, los investigadores siguen en busca de la posible causa.

Los reguladores decidieron no despegar los Dreamliner el 16 de enero tras una serie de incidentes de seguridad, entre ellos incendios de baterías en aviones en Estados Unidos y Japón. El incidente japonés forzó a un avión a hacer un aterrizaje de emergencia.

El pasado fin de semana, la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos dijo que el incendio en el 787 de Japan Airlines Co Ltd 787 en Boston no se debió al exceso de voltaje.

Este miércoles, autoridades japonesas descartaron casi por completo que esa fuera la causa del incidente en un avión de All Nippon Airways Co Ltd que estaba allí.

"En la superficie, parece que no hubo sobrecarga", dijo en un comunicado Norihiro Goto, presidente de la Junta de Seguridad del Transporte de Japón.

"El hecho de que estos incidentes relacionados al sistema eléctrico ocurrieron consecutivamente, desde mi punto de vista, no podía esperarse. Se nos está haciendo difícil descubrir qué tipo de postura investigativa deberíamos asumir", admitió.

La investigación también ha renovado la polémica sobre la decisión tomada en el 2007 por la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA, por su sigla en inglés) de dejar a Boeing usar una tecnología de baterías inflamable en el 787.

Un comité del Senado estadounidense realizará una audiencia en las próximas semanas para examinar la supervisión de seguridad de la aviación doméstica y la decisión de la FAA, dijo el martes un asesor del Congreso.