La Paz. La producción de cemento se encuentra al límite y hay una sobredemanda que ha comenzado a provocar escasez y especulación en Santa Cruz y un rezago en la distribución en el mercado de La Paz.

Según datos del Instituto Boliviano del Cemento y el Hormigón Armado (IBCH), la producción nacional de cemento al 25 de julio alcanzó a 1.323.282 toneladas, pero las ventas llegaron a 1.303.754 toneladas métricas.

El gerente del IBCH, Marcelo Alfaro, informó a La Razón que comparativamente existe un crecimiento en las ventas de 10,11% respecto a julio del 2009, es decir, 119.681 toneladas más.

El fenómeno se presenta porque existe mayor demanda de cemento ante el incremento de edificaciones privadas (viviendas, edificios) y por la época seca, que se extiende desde agosto hasta noviembre, que es ideal para levantar obras.

El boom de la construcción se da, además, por la favorable coyuntura económica, mayores exportaciones, ingreso de remesas y los bajos intereses que ofrece la banca por los ahorros, lo cual hace que la gente invierta en construcción, agregó Alfaro.

Según la red ATB, en Santa Cruz ayer hubo filas para comprar cemento en los centros de abasto, donde sólo se vendía cinco bolsas por persona.
En La Paz, la red PAT dio cuenta de rezagos en la entrega del producto a los comercializadores de parte de las empresas. El gerente comercial de Fancesa, Gustavo Rico, dijo desde Sucre que la demanda de cemento en Santa Cruz se disparó por el boom de la construcción y porque algunos comerciantes especulan.

La empresa tiene una participación del 65% del mercado cruceño, mensualmente envía 700.000 bolsas, pero la oferta subió en 800.000 bolsas por la mayor demanda a un precio unitario de 51,5 bolivianos.

A fin de evitar ocultamiento, Fancesa publicará desde hoy en medios de prensa locales la ubicación de todas sus agencias para la venta directa a la gente. Alfaro, del IBCH, añadió que las cementeras tienen capacidad instalada para producir más y atender la sobredemanda.