La caída de más del 9% de la acción de Corficolombiana en la jornada del martes, sumada a las otras bajas que ha tenido el papel en la Bolsa de Valores de Colombia, tienen más que preocupados a los altos directivos del Grupo Aval, dueño de Corficolombiana y a su vez de Episol. No es para menos. Desde que estalló el escándalo de los dineros que pagó la multinacional brasilera Odebrecht en más de 10 países para hacerse a contratos de infraestructura, incluido Colombia, el ambiente está más tenso que nunca. No solo porque Corficolombiana era socio de Odebrecht en uno de los proyectos de construcción de carreteras más grande del país, la Ruta del Sol 2, sino porque el que fuera presidente de Corficolombiana, José Elías Melo, está vinculado a la investigación que adelanta la Fiscalía General de la Nación.

Por eso, tras la jornada oscura en la Bolsa de Valores, la organización financiera publicó un comunicado de prensa en donde aclaran que las juntas directivas de Corficolombiana y Episol “nunca estuvieron al tanto ni mucho menos participaron en los actos de corrupción cometidos que se dieron entre Odebrecht y algunos servidores públicos en torno al contrato. En consecuencia, tampoco autorizaron a persona alguna para proceder de manera ilícita, y si alguien pretendió hacerlo a nombre de Corficolombiana y/o Episol, actuó en claro abuso de la confianza depositada. Sólo en los últimos meses, y por la información divulgada en los medios de comunicación así como por parte de la Fiscalía General de la Nación, las directivas de Corficolombiana tuvieron conocimiento de que la firma brasileña había acordado con funcionarios públicos colombianos e intermediarios, el pago de cuantiosas sumas de dinero en relación con la adjudicación y desarrollo del mencionado contrato. En forma categórica, Corficolombiana condena cualquier práctica corrupta. Su junta directiva jamás conoció ni autorizó a Odebrecht para ofrecer y pagar suma alguna en relación con el referido contrato”.

El problema es que el nombre de la organización ya está tocado por el escándalo y borrar eso de la memoria de los colombianos será bien complicado. Eso, a pesar de que ellos mismos han pedido la efectividad en las investigaciones por parte de la Fiscalía para que encuentren los responsables. Por eso, en el extenso comunicado de 12 puntos, advierten que la participación de Corficolombiana “en el trámite de la licitación pública para el contrato del sector 2 de la Ruta del Sol, se limitó a su área de experiencia y consistió en armar modelos financieros de proyecciones durante el tiempo de construcción y operación de la carretera, en el caso de que la misma le fuera adjudicada a la Promesa de Sociedad Futura”. Y recalcan, una y otra vez, que no tuvieron ninguna participación en la ejecución del contrato de concesión. “Una vez conocida la información relativa a los actos de corrupción cometidos por Odebrecht, funcionarios públicos e intermediarios, la junta directiva de Corficolombiana ordenó y llevó a cabo investigaciones internas exhaustivas encaminadas a determinar la eventual participación en dichos ilícitos de funcionarios de Corficolombiana. Esas indagaciones permitieron descartar, con absoluta certeza, que Corficolombiana hubiese efectuado pagos ilícitos a funcionarios públicos o a intermediarios”.

En el caso de corrupción ya están vinculados ex viceministros, ex ministros, ex congresistas, han pedido la vinculación de funcionarios del Gobierno actual y hasta le manifestaron al Fiscal General de la Nación que debería declararse impedido para indagar, pues en el pasado trabajo como abogado para la organización Grupo Aval, holding de Corficolombiana. En uno más de sus puntos, aseguran que como empresa “confía en que, en relación con estos intolerables hechos de corrupción, todos sus excolaboradores y los de su filial Episol hayan actuado de la manera pulcra y leal que les era exigible y que, en caso de que sean requeridos por la justicia, puedan demostrar satisfactoriamente su inocencia. En todo caso, Corficolombiana pondrá a disposición de las autoridades, con toda transparencia y diligencia, la información requerida para determinar las responsabilidades penales”.