Venezuela. Las petroleras privadas socias de Petróleos de Venezuela ( Pdvsa ) evalúan la posibilidad de este año entregar sus propuestas de inversión para nuevos desarrollos o el apalancamiento de los ya existentes, dijo a El Mundo Economía y Negocios una fuente del sector, quien pidió que no revelaran su nombre.

La razón del fenómeno, para el mundo de los negocios, es simple. “Dentro de Pdvsa se está dando una apertura interna que permite flexibilizar muchos elementos, que si bien no son suficientes, son una buena señal para dar confianza a los socios minoritarios que se han sentido marginados en la toma de decisiones y operatividad de las empresas mixtas ”, comentó.

Y es que esta es exactamente la apuesta del ministro de Petróleo y Minería, Rafael Ramírez, quien ha debido tomar urgentemente las riendas de manera personal de las negociaciones con las transnacionales para levantar los anhelados recursos que se requieren para subir, ahora sí, el bombeo de la petrolera estatal.

Cuentan de hecho que la presencia de Ramírez en las negociaciones fue clave para terminar de concretar y dar forma a los desembolsos y acuerdos con los que se lograron levantar US$9.975 millones en 2013, incluyendo en ese monto un acuerdo con Repsol por US$1.200 millones que al parecer está en los últimos minutos de cocción, pero que aún espera por la rúbrica.

Pdvsa desde hace ya unos cuatro años venía presionando a las transnacionales para que entregaran sus planes de inversión para elevar la caída de producción que reporta la industria. Fechas, ultimatos, amenazas de disolución de acuerdos, y por último la paralización de la entrega de dividendos, no fueron suficientes para convencer a los socios minoritarios.

La arruga por tanto se ha corrido. Pdvsa debía haber incorporado a su capacidad de producción unos 500 mil barriles por día, en al menos los 3 últimos años; sin embargo no solo no ha podido, sino que, de acuerdo con la data que envía directamente la petrolera estatal a la Opep, ha reducido su bombeo entre 2012 y 2013.

En el habitual reporte mensual de la Opep, correspondiente al mes de enero de este año, se reseña que Pdvsa redujo su extracción de crudo desde 2,804 millones de barriles por día en 2012 a 2,784 millones de barriles día al cierre de 2013, lo cual significa una reducción de 20.000 barriles día.

Por tanto Ramírez espera más recursos, asegura que este es el año decisivo para dar fuerza a Pdvsa financieramente y comenzar a dar cuerpo a los ralentizados proyectos que se tienen con las empresas mixtas en la prometedora Faja Petrolífera del Orinoco.

Vinculados a las estadísticas de Pdvsa aseguran que 2013 era un año decisivo para que Pdvsa doblara el brazo, y tomara decisiones que dieran confianza a los inversionistas.

Los empresarios petroleros, aseguran que tras el periplo por las zonas del crudo en el país con Ramírez a la cabeza, hubo un “excelente rapor” con la Cámara Petrolera de Venezuela y con la Asociación Venezolana de Hidrocarburos (Avhi).

Fuentes aseguran que están pasando cosas. La cogobernabilidad que está prevista en los contratos está siendo más tomada en cuenta. “Hay una visión menos centralista del negocio petrolero en lo referente a la toma de decisiones conjuntas”, comenta.

Celebraron además la reforma de la ley de contribución especial de precios exhorbitantes, según la cual todas las nuevas inversiones, que incluyen planes de remediación, nuevos desarrollo y proyectos de recuperación secundaria, quedan exceptuadas de manera permanente de esa contribución, la cual se había convertido en una carga onerosa y en un desincentivo. “Esto contribuye de manera significativa a la viabilización económica de los proyectos de inversión sobre todo de la faja”, dijo la fuente.

La procura para los petroleros es otro de los grandes dolores de cabeza, casi la totalidad de los proyectos están rezagados por porque la procura está fuertemente centralizada en Bariven y Pdvsa Servicios.

Pero aseguran que “también se ha asimilado el que Pdvsa utilice para producción propia la procura de Bariven y de Pdvsa Servicios y las Empresas Mixtas tengan descentralizadas esas funciones”.

Los esquemas de acuerdos de financiamiento firmados en 2013 donde se levantaron los US$9.975 millones, con Chevron, Eni, Cnpc, entre otras, deben ser reproducidos a más empresas, dicen.

Tienen mayor flexibilidad operacional y financiera, económica y estratégica, los recursos generados por su actividad económica de producción y venta a Pdvsa del crudo van a los fondos de las tesorerías de las sociedades.

También aplaudieron la aprobación del convenio cambiario 24, el cual les permite mejorar el flujo de caja en bolívares para sus operaciones locales de las empresas que traigan dólares del exterior y los cambien a tasa Sicad.

“Y esto es positivo, porque la distorsión cambiaria, sobre todo a partir del año 2013, se constituyó en un obstáculo tremendo para los inversionistas petroleros y no petroleros también”, comentó el empresario que aseguró que el camino está abonado para profundizar más reformas, y dar luz verde al sector petrolero.

De pronóstico. Las cifras del primer semestre de 2013 no fueron las mejores y causaron preocupación. Un informe confidencial fechado de noviembre 2013, revela que se contrajo el nivel de exportaciones al pasar de 2,515 millones de barriles por día al 30 de junio de 2012 a 2,482 millones de barriles día al 30 de junio de 2013.

Mientras que el promedio de venta de las exportaciones en ese mismo período de 2013 fue de US$97,50 el barril, cuando en el primer semestre de 2012 fue de US$105,41. En estas cifras se incluye petróleo crudo y productos refinados.

Es importante además hacer la salvedad de que durante el año pasado los derivados tuvieron un precio inferior al del petróleo crudo, cuando este último se cotizó en US$97,52 el barril, y los productos se valoraron en US$97,43. Durante 2012 se produjo un resultado inverso.

Para completar la triada, la producción se contrajo en los seis primeros meses de 2013 en 59.000 barriles por día con respecto al mismo período de 2012, cuando el año pasado se ubicó en 2,855 millones de barriles por día con los 2,914 millones de su año precedente.

Los ingresos brutos por ende retrocedieron a US$59.172 millones desde US$62.652 millones del primer semestre del 2012, un descenso de US$$3.480 millones.

Los aportes al desarrollo social y al Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden) también reportaron una disminución considerable. Las contribuciones al desarrollo social pasaron de US$6.184 millones en el primer semestre de 2012 a US$4.642 millones en el mismo período de 2013.

Las entregas al Fonden por su parte se contrajeron desde US$6.447 millones a US$2.637 millones en los seis primeros meses de 2013.

Analistas sostienen que todo este cuadro revela las razones por las cuales la sequía de dólares ha sido uno de los grandes obstáculos para que la economía venezolana haya presentado un bajo crecimiento (1,6%), escasez (más de 22%) y una inflación de 56,2% la más alta desde 1996 durante el gobierno de Rafael Caldera, cuando llegó a 103,2% debido al desmontaje de los controles de precio y de cambio.

Las estadísticas del segundo semestre de 2013 son aún un misterio. Pero lo que está claro es que las cotizaciones retrocedieron con respecto al 2012.

De acuerdo con el reporte semanal del Ministerio de Petróleo y Minería, el precio de todos los marcadores retrocedió. La cesta venezolana de US$103,42, terminó en 2013 en US$99,49.