La soja, el principal cultivo del país, mantendrá en el corto plazo sus elevadas cotizaciones actuales, mientras el volumen de la producción nacional depende aún de factores climáticos, según evalúan distintos analistas privados.

Para la operadora rosarina BLD, la tendencia de precios de la oleaginosa para los próximos días es "neutral", mientras el experto Dante Romano, de la consultora Novitas, descartó mayores avances porque los valores presentes "están en niveles muy altos".

La soja disponible cerró el viernes último en 1.360 pesos la tonelada en la Bolsa de Comercio de Rosario, rango similar al de toda la semana, con lo cual acumula un alza de 7,1% desde comienzos de año.

La corredora BLD respalda su proyección de precios sostenidos del cultivo en lo inmediato en el impacto que la reciente sequía causó en los rendimientos logrados y los volúmenes a cosechar.

Si bien las últimas lluvias pusieron "un piso a las pérdidas de rindes", aún es difícil ponderar el efecto favorable en los implantes de segunda, señaló la empresa.

Los pronósticos privados de reducción de la cosecha sojera (5 a 6 millones de toneladas con respecto a lo inicialmente previsto), se ratificarían de concretarse el riesgo de heladas tempranas.

Durante marzo, señaló el experto Eduardo Sierra, citado por BLD, la frecuencia e intensidad de las entradas de aire frío se intensificarán gradualmente y producirán descensos térmicos por debajo de lo normal para la época.

Por eso, es probable que hacia mediados de abril comiencen a observarse heladas en el noroeste, el oeste y el centro de Cuyo, el extremo sur de Córdoba, el extremo sur de Santa Fe, la mayor parte de La Pampa, y el oeste y el centro de Buenos Aires.

"Este proceso pondrá en riesgo a los lotes tardíos de cultivos de verano, que durante la primera parte del otoño todavía se encontrarán vulnerables a posibles heladas tempranas", alerta el análisis.

Romano, por su parte, destaca que en el reciente Agricultural Outlook realizado en Estados Unidos se realizó el primer ejercicio de balance de oferta y demanda para la campaña 2012/13, y se proyectó un "aumento importante" del consumo de soja.

Esa tendencia parece convalidarse con la posición más agresiva de China en la compra de porotos, agrega el especialista.

Según Romano, "durante 2011 China redujo sus compras de porotos, presumiblemente utilizando stocks acumulados anteriormente, pero perdiendo parte de su reserva estratégica de este producto. Es posible que ahora estén o bien reconstituyendo las mismas o bien incrementando compras para no seguir perdiendo reservas".

Para el analista de Novitas, el aumento en el consumo de soja permitiría "absorber con creces" la mayor oferta que genera un área sembrada similar, pero con un rinde tendencial superior al del año pasado.

Aún cuando hay elementos para sostener las cotizaciones de la soja, debe considerarse que los valores actuales "se encuentran en el rango más alto de precios de los últimos años", dice Romano.

Por otra parte, de profundizarse la crisis europea e impactar en China, podría generarse "un esquema más hostil para un aumento de demanda" de la oleaginosa.

En esa hipótesis, si bien los granos no son tan sensibles a cambios en el nivel de ingresos, como es el caso de otros productos, "un grado de contagio siempre existe", concluye el especialista.