Georgina Ferreira hacía cola frente a las oficinas de una aerolínea internacional ubicada en el Centro Lido, en Caracas. Un grupo no muy voluminoso esperaba con ella, pero se dispersó rápidamente cuando les dijeron que solo estaban aceptando pago en dólares con una tarjeta de crédito internacional.

Esta alternativa surgió ante la restricción en la venta de pasajes en bolívares desde hace casi un año, aunque las líneas aéreas se cuidan al hablar con los clientes a través de los call center.

Roberto León Parilli, presidente de la Alianza Nacional de Usuarios y Consumidores (Anauco), aseguró que la institución recibe a diario cientos de denuncias relacionadas con la venta de pasajes internacionales en dólares.

De allí que solicitó prohibir este tipo de operaciones, que -resaltó- van contra el ordenamiento legal venezolano, constituyen una simulación al utilizar un portal web y generan una evasión de impuestos, pues la facturación no se genera en Venezuela.

“Nos guste o no, el control de cambio es ley y el bolívar la moneda de curso legal”, dijo en entrevista, en la que instó al Estado a resolver el problema de fondo, que es la liquidación de divisas a las líneas aéreas internacionales.

Señaló que, aparte de enfrentar una reducción en el número de asientos y vuelos disponibles, para viajar al exterior a los venezolanos ahora se les exige “ponerse” en unos dólares para sufragar el costo del ticket. “Se trata de una forma de pago que -destacó- está fuera del alcance del venezolano común y que hace que los boletos aquí sean los más caros del mundo”, expresó.

Anauco espera la publicación de las tarifas en dólares de las líneas aéreas que operan en Venezuela, como ofreció el Ministerio de Transporte Acuático y Aéreo en julio pasado para sincerar el precio de los pasajes.

Trascendió que a la Superintendencia de Precios Justos han comenzado a llegar denuncias sobre la venta de pasajes en dólares.

Sin avances. Fuentes cercanas al sector aéreo aseguraron que más allá de los recientes anuncios de reactivación de vuelos por parte de American Airlines y Lufthansa, no hay avances en las negociaciones para el pago de la deuda.