Panamá. Una solución negociada a la crisis que mantiene paralizado el principal proyecto de la ampliación del Canal de Panamá pasa porque la aseguradora Zurich American acepte utilizar la fianza como fondos líquidos para reanudar las obras, admitió hoy la Administración de la vía.

"La inyección de US$400 millones", el monto de la fianza en manos de Zurich, "es importante para la solución. Sin esa inyección (...) que hay que darle al proyecto para poder cofinanciar el proceso de aquí en adelante, los acuerdos a los que hemos llegado las dos partes posiblemente se caen", aseveró el administrador de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), Jorge Quijano.

Ante el pleno del Parlamento, Quijano afirmó que el martes en una conversación telefónica la ACP y el Grupo Unidos por el Canal (GUPC) lograron "en principio un acuerdo que puede dar resultado" para reactivar la construcción del tercer juego de esclusas, suspendida hace 8 días por el contratista aduciendo falta de fondos.

"La verdad es que todavía (ACP y GUPC) no hemos concluido el acuerdo por escrito, no queremos decir que hemos sido exitosos hasta que esté plasmado" en papel, agregó el administrador, que aseguró que las "negociaciones tienen que terminar a más tardar el próximo martes".

Pero un final feliz dependerá de que la aseguradora se "manifieste de manera contundente; sabemos que tiene la mejor voluntad de hacerlo y esperamos que se dé en los próximos días", dijo Quijano previamente al referirse al mismo tema en la sede de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP), donde se reunió con su directiva.

El presidente de la CCIAP, José Luis Ford, afirmó por su parte a los periodistas que según lo expuesto por Quijano "la resolución del conflicto (...) está en que Zurich pueda avalar lo que han consensuado las partes y diga 'estamos dispuestos a entrar cambiando la fianza por (dinero) líquido y bajo qué condiciones'".

En el Parlamento, Quijano reveló que los acuerdos alcanzados hasta ahora se basan en una propuesta que establece que la ACP otorgará un adelanto adicional de US$100 millones, otros 100 millones los pondrá el GUPC, 400 millones Zurich, además de una moratoria de dos meses al reembolso de otros adelantos ya entregados por el Canal al consorcio por un total de US$784 millones.

"Esa es la solución que está en mesa y en la que no se negocia un dólar fuera del contrato", la posición que siempre ha defendido la ACP, dijo el administrador de la vía interoceánica, por donde pasa cerca del 6 % del comercio mundial.

De concretarse el acuerdo, incluida la inyección de liquidez por parte de la aseguradora, las obras suspendidas podrían reanudarse muy rápidamente, hasta en dos días, según la explicación de Quijano.

La crisis en la construcción del tercer juego de esclusas de la vía acuática deriva de que el consorcio, liderado por las empresas Sacyr de España e Impregilo de Italia, alega que se quedó sin flujo de caja por "sobrecostes" de la obra que cifra en más de US$1.600 millones pero que la ACP no acepta por "desproporcionados y no sustentados".

En su larga exposición ante los diputados, Quijano precisó que, aún en caso de que se concrete el acuerdo con el consorcio, la culminación de la ampliación de la vía se retrasará al menos hasta diciembre de 2015 y le traerá a la ACP un "lucro cesante" de más de US$95 millones.

La construcción del tercer juego de esclusas del Canal de Panamá debía estar lista por contrato en octubre próximo, pero el año pasado el GUPC anunció un retraso para junio de 2015.

En caso de que el acuerdo no se logre y la ACP tome las obras, el retraso sería mayor, dejó entrever Quijano sin precisar el tiempo, y traerá un costo adicional a los 3.118 millones establecidos en el contrato que llegaría a los "US$400 millones", exactamente el monto del seguro en manos de Zurich, explicó.

Quijano reiteró que la ACP sigue preparándose para la eventualidad de que tenga que ocuparse del proyecto y tiene la capacidad técnica y financiera para hacerlo, aunque consideró esa alternativa como la menos conveniente.

El GUPC se adjudicó en 2009 el proyecto de la construcción del tercer juego de esclusas por su oferta de US$3.118 millones, y el proyecto ya ha avanzado entre el 66% y casi el 70%, según la ACP y el consorcio, respectivamente.

La Autoridad del Canal ha dicho que ha pagado al consorcio US$2.831 millones, 784 en anticipos reembolsables, además de al menos 160 millones en costos extra.