Estocolmo. El fabricante de celulares Sony Ericsson pasó inesperadamente a ganancias en el primer trimestre gracias a que su incursión en el creciente mercado de teléfonos inteligentes y grandes recortes de costos elevaron sus márgenes.

Sony Ericsson anotó una caída interanual de sus ventas de 28% y los analistas advirtieron que los controles de costos y un enfoque más afilado no suponían el fin de las dificultades para la compañía, que había estado en rojo durante siete trimestres consecutivos.

"Es muy positivo que hayan hecho una ganancia y que su precio de venta promedio este subiendo", dijo Michael Andersson, analista de la correduría Evli.

"Pero eso es a costa de enfocarse en menos modelos -los volúmenes bajaron más que lo esperado. No hay duda de que Sony Ericsson tiene muchos desafíos duros por delante", añadió.

Sony Ericsson, cuyos teléfonos Xperia X10 y Vivaz comenzaron a comercializarse al final del trimestre, vendió apenas 10,5 millones de teléfonos en el período.

El resultado estuvo por debajo de los pronósticos de los analistas, que iban de 11,5 millones a 15,7 millones de unidades.

Tras un mal 2009, en el que el mercado de equipos móviles se contrajo en medio de la recesión, muchos analistas creen que las perspectivas de la industria han mejorado en los últimos meses, aunque Sony Ericsson se mantuvo en sus metas cautelosas de sólo un leve crecimiento de participación de mercado este año.

Los analistas estiman que las ventas de celulares crezcan 10,8% en 2010.

Sony Ericsson reportó utilidades antes de impuestos de 18 millones de euros (US$25,2 millones), superando todos los pronósticos de 26 analistas sondeados por Reuters, que habían previsto una pérdida antes de impuestos.

El promedio de las previsiones de un sondeo de Reuters era de una pérdida de 157 millones de euros.

La compañía, que registró una pérdida de 370 millones de euros un año atrás, dijo que su margen bruto fue del 31%, bastante por encima de las previsiones, gracias a que los costos cayeron abruptamente y a la venta de teléfonos más caros.

"Fundamentalmente, creo que esto confirma que han gestionado las dificultades desde una perspectiva de costos", dijo Nicolas von Stackelberg, analista de Macquarie Research.

"Y ahora tenemos que escuchar cómo quieren seguir para conservar su parte del mercado, que es por supuesto crítico dado que se ha reducido al 4%", agregó el analista.