El tráfico aéreo nacional en Paraguay creció, pero no así la cantidad de personal aeronáutico calificado que debe cubrir ese movimiento. Rubén Aguilar, administrador del aeropuerto Silvio Pettirossi, admitió ayer esta situación, que debe ser solucionada a tiempo para evitar percances.

“Hay sobrecarga de trabajo, horarios en los que fallamos a los usuarios porque no les damos el personal que necesitan. Llegan cargueros (aviones) uno detrás de otro. Son situaciones que nosotros sentimos. Ya no es una cuestión de ir salvando y salvando; se debe corregir”, indicó Rubén Aguilar, administrador del aeropuerto Silvio Pettirossi, quien alegó que se está reportando un déficit de personal calificado en distintas áreas.

Asimismo, abordó la importancia de solucionar a tiempo esta situación, considerando la envergadura de la labor que realizan las áreas que competen al funcionamiento de un aeropuerto.

“Recomendados políticos no nos sirven. Necesitamos personal calificado que esté habilitado y cumpla con los requisitos. Cuesta conseguir”, dijo Aguilar, quien añadió que se torna complicado hallar profesionales que se animen a trabajar los fines de semana y feriados.

Comentó que para el tráfico que hoy registra el Silvio Pettirossi se precisa entre 55 y 60 controladores, y en la actualidad el plantel está compuesto por 45 profesionales.

El administrador del aeropuerto puntualizó que hace falta una reingeniería, y este escenario debe tomarse como una cuestión país. “No podemos ocultar el sol con un dedo. Tenemos que sentarnos entre todos los actores, y cuando se tomen decisiones, que primero pregunten las necesidades existentes a la gente que trabaja aquí”, sentenció.

Señaló que cuando el número de operaciones suma, el personal aereoportuario siente las consecuencias. “No podemos decir a las compañías (aéreas) que no vengan (al país), porque no tenemos personal. El problema es puntual y tenemos que formar profesionales para ir cubriendo el crecimiento que tenemos, pero no lo estamos haciendo por muchas razones”, aseveró.

Manifestó que el aeropuerto Guaraní de Ciudad del Este es otra terminal que registra escasez de personal. En este sentido, habló de la necesidad de contar con un plan de capacitación estratégico. Dijo que muchos sectores de la sociedad no dimensionan el trabajo que demanda el trabajo de la conectividad.

“Un personal de seguridad no es que hace guardia nada más, sino que tiene en sus manos la seguridad de un vuelo. Está el personal bombero, que debe reunir las condiciones. Pero la gente dice que no ocurre nada, pero si pasa, debemos rendir cuentas del porqué no teníamos personal entrenado”, alegó.

Explicó también que más frecuencias significa más desgaste de recursos humanos, y que si bien el aeropuerto está en fase de crecimiento operativo, se debe planificar sobre una propuesta concreta a fin de evitar cualquier evento que pueda darse a falta de personal o sobrecarga laboral. Consultado sobre si es la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac) la que debe solucionar, dijo que es una cuestión “más de arriba”.

Al límite. “Necesitamos más controladores. Ahora estamos en el límite de personal, pero no en un déficit”, dijo, por su parte, Sindulfo Ibarrola, gerente de Tránsito Aéreo.

Comentó que para el tráfico que hoy registra el Silvio Pettirossi se precisa entre 55 y 60 controladores, y en la actualidad el plantel está compuesto por 45 profesionales. Informó que a fin de cubrir las operaciones y no trabajar al límite, serán incorporados el año entrante otros 14 controladores, que están siendo capacitados. Aseguró que de momento “no existe una sobrecarga” en su área.