México DF. Una disputa entre Grupo México y un sindicato interrumpió las operaciones en una de sus fundidoras en el norte del país y obligó a su unidad minera Southern Copper a declarar fuerza mayor a alguno de sus clientes, dijo el jueves la firma.

Grupo México está enfrentada con su sindicato de mineros por contratar trabajadores externos en una de sus grandes minas.

La unidad minera de Grupo México, Southern Copper, dijo que simpatizantes del sindicato minero han estado bloqueando el transporte de trabajadores al complejo de la refinería en la mina La Caridad desde el 2 de septiembre, forzando a la fundidora a operar por debajo de su capacidad.

"A través de acciones violentas y otras formas de intimidación (un grupo está impidiendo) la habilidad de una mayoría de los trabajadores de entrar a la fundidora y la refinería", dijo la empresa en un documento enviado a las autoridades del marcado de valores de Estados Unidos.
La compañía "comenzó a notificar a todos sus clientes y proveedores respecto a esta situación de fuerza mayor comercial", agregó.

El año pasado, La Caridad tuvo una producción de cobre fundido de 139,600 toneladas y de 117,100 toneladas de cobre refinado, dijo la empresa en su reporte anual.

Precio. Rodrigo Heredia, analista de minería en IXE Casa de Bolsa, descartó que la interrupción afecte los precios internacionales del cobre, pero dijo que si el problema se prolonga podría afectar a la empresa.

"No creo que esto genera un impacto en el precio internacional de cobre o por lo menos un impacto fuerte", señaló. La Caridad es el mayor productor de cobre de Grupo México.

Un portavoz de la empresa dijo que no podía decir cuánta capacidad se había reducido debido a la disputa.

La empresa, que también opera minas en Perú y Estados Unidos, estaba utilizando el tiempo para hacer mantenimiento ya planeado en la fundidora, donde algunos materiales estaban siendo procesados y las operaciones a cielo abierto de La Caridad transcurrían con normalidad, dijo.

Southern Copper dijo que no esperaba que el problema fuera a tener un impacto económico y que estaba pidiendo a las autoridades locales mayor presencia de fuerzas de seguridad alrededor de la mina, localizada en el estado de Sonora, en el norte del país.

El anuncio se da un día después de nuevos enfrentamientos entre trabajadores sindicalizados y contratistas en la mina de Cananea, de Grupo México, ubicada también en Sonora, donde varias personas resultaron seriamente lesionadas.

Grupo México comenzó a contratar trabajadores no sindicalizados para reparar los daños que dejó una huelga de tres años en Cananea, pero se ha encontrado con la resistencia del sindicato.