Nueva York. Sprint Nextel prometió ahorrar hasta US$11.000 millones en los próximos siete años gracias a una gran reestructuración de red, que considera, eventualmente, deshacerse de la red iDen que adquirió a Nextel en 2005.

Las acciones del tercer proveedor de telefonía móvil de Estados Unidos subieron un 6,4%, porque los inversores apostaron a que Sprint finalmente pondría fin a errores tras la compra a Nextel por US$35.000 millones, que le ocasionó años de dolores de cabezas incluyendo enormes pérdidas de clientes.

Sprint, que ofrece servicios en tres redes diferentes, dijo este lunes que gastaría US$5.000 millones en equipos de red de Alcatel-Lucent, Ericsson y Samsung Electronics para remozar su red.

Hasta un 40% de sus ahorros provendría de la eliminación gradual de la red de iDen a partir de 2013, dijo Sprint. Además podría obtener un ahorro de energía y alquiler al instalar equipos más eficientes energéticamente y menos voluminosos que podría allanar el camino a actualizaciones tecnológicas más sencillas.

"Eso es un gran ahorro", dijo el analista de Pacific Crest, Steve Clement, aún cuando advirtió que pasaría tiempo antes de que los inversores puedan observar los beneficios financieros.

Dado que el proyecto involucra grandes pagos iniciales durante los primeros años, la compañía dijo que no espera ver una mejora en los márgenes de ganancia sino hasta el 2013.

Junto con los ahorros, la reestructuración también ofrecería a Sprint la capacidad para consolidar diferentes tecnologías en una menor cantidad de equipos de red.