San José. La empresa estadounidense de cafeterías Starbucks se subió al tren de la investigación cafetalera en Costa Rica con la compra de una finca de 240 hectáreas para realizar estudios sobre esta planta.

Según Starbucks, la finca adquirida se ubica en las faldas del volcán Poás, a unos 50 kilómetros de San José, aunque la compañía tiene instalada una Oficina Global de Agronomía en el país centroamericano desde 2004.

En el nuevo centro de investigación, Starbucks informó que hará ensayos con diferentes tipo de café para el control de los hongos del ojo de gallo y roya, así como para el desarrollo de nuevas variedades de café resistentes a enfermedades, y las mejores técnicas para beneficiar el grano.

Pero Starbucks no es el primero en realizar este tipo de estudios en Costa Rica. El país cuenta con su propio Centro de Investigaciones en Café (Cicafé), que trabaja sobre temas de control de plagas, fitopatología, mejoramiento genético y nutrición Mineral.

Además, el Cicafé cuenta con un laboratorio químico donde se realizan análisis de suelos, tejido vegetal y aguas.

Toda esta información es transferida a los productores locales, de la misma manera en que Starbucks indicó que compartirá los resultados de las investigaciones en su finca.

Un portavoz del Instituto Nacional del Café de Costa Rica (Icafé), indicó hoy a Efe que Starbucks ha trabajado con productores locales por décadas, pero que ahora han decidido participar más directamente en el campo de la investigación en el país, reconocido mundialmente por la calidad de su café.

Según un comunicado emitido por la casa matriz de la empresa, en Seattle, Starbucks pretende que esta finca en Costa Rica se consolide como un "centro de agronomía global".

El objetivo de la cadena de cafeterías con este tipo de fincas es "asegurar la calidad del café a largo plazo, a la vez que promociona altos estándares sociales, ambientales y económicos".

Los resultados que se obtengan en Costa Rica se transferirán a productores a escala global, incluidos eventualmente de África y Asia-Pacífico, como a colaboradores de Starbucks.

El comunicado oficial de la empresa detalla que esta inversión es una ampliación de su programa para el suministro de producto "ético", con una inversión total y a largo plazo de US$70 millones.

La oficina global de agronomía de Starbucks en Costa Rica, que opera desde 2004, fue la primera de este tipo que abrió la empresa en el mundo. Funciona realizando estudios en fincas privadas y el éxito del plan permitió extenderlo a Guatemala, Colombia, Ruanda y Tanzania.