Ciudad de México. Petróleos Mexicanos (Pemex) Logística no recibió ninguna propuesta para la subasta de capacidad de almacenamiento en el Sistema Pacífico-Golfo, por lo que fue declarada desierta.

Esta temporada abierta constaba de ocho terminales de almacenamiento de combustible en Michoacán, Guerrero, Oaxaca, Chiapas y Tabasco.

En Pacífico Golfo, Pemex puso a concurso 1,4% de su capacidad, que suma 241.086 barriles disponibles en las terminales de Lázaro Cárdenas, Uruapan, Acapulco, Iguala, Oaxaca, Tapachula II, Tuxtla Gutiérrez y Villahermosa.

En este último procedimiento de temporada abierta se puso a disposición un total de 97.013 barriles mediante la modalidad de uso común o arrendamiento por contratos de oportunidad a corto plazo, mientras que los restantes 144.073 barriles están disponibles en la modalidad de temporada abierta por un plazo mayor, que en los procesos anteriores se ha fijado en tres años.

Ésta es la cuarta subasta de capacidad de la empresa del Estado que queda desierta, pues sólo ha logrado colocar capacidad en la del Sistema Norte y Sistema Pacífico, que ganó la estadounidense Andeavor.

"Con fecha 19 julio 2018 se publicó en el Diario Oficial de la Federación la convocatoria para dar inicio al procedimiento de Temporada Abierta de la Zona Referida. Pemex Logística en cumplimiento del Resolutivo Quinto de la Resolución RES/1614/2018, informa que no se recibieron propuestas para la Temporada Abierta aplicable a los sistemas de almacenamiento de petrolíferos para la Zona Pacífico – Golfo", publicó la empresa.

Cabe señalar que en esta ocasión la subsidiaria Logística no publicó en su portal el arrendamiento de capacidad de transporte en los ductos asociados a estas terminales.

La empresa no ha dado a conocer si cuenta con un plan para reponer el procedimiento o si buscará asignar más capacidad en los próximos meses.

Ésta es la cuarta subasta de capacidad de la empresa del Estado que queda desierta, pues sólo ha logrado colocar capacidad en la del Sistema Norte y Sistema Pacífico, que ganó la estadounidense Andeavor.

A la vez, éste fue el sexto concurso que Pemex ha lanzado desde diciembre del 2016, luego de que en cinco ocasiones los procesos han quedado desiertos con lo que se han repetido, en el caso del primero, y reagrupado en los siguientes, por lo que ha logrado adjudicar 2,5% de su capacidad total (incluyendo almacenamiento terrestre y marítimo).