La subasta anual de puros cubanos que clausuró el festival anual de tabacos alcanzó los 730 mil euros (US$963.760), cifra que será donada al sistema de Salud cubano, según los organizadores.

Una cena de gala con mil 500 participantes de 70 países dio paso a la subasta de seis lotes de las marcas H. Upman, Hoyos de Monterrey, Romeo y Julieta, Partagás, Montecristo y Cohiba.

La primera pieza en salir al público fue un humidor —cajas donde se guardan los cigarros hechos a mano— de la marca H. Upmann acompañado de varias jarras, un cenicero de cerámica de la misma marca y 350 tabacos, que finalmente se llevó Chetan Seth, de India, por 60 mil euros (US$79.213).

El lote más cotizado fue el último, un humidor Cohiba en madera y que reproduce la forma de la fábrica de la marca en esta capital.

Guarda en su interior 520 puros de diferentes vitolas, y su nuevo dueño, un empresario italiano que pidió el anonimato, pagó por el conjunto 360 mil euros (US$475.279).

Otro de los momentos destacados fue el del remate de un humidor de Romeo y Julieta con 350 habanos.