Tegucigalpa. Mientras el gerente de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), Emil Hawit, anuncia el encarecimiento de 4,5% al precio de la electricidad, el secretario de Finanzas habla de reducir el número de hogares que reciben subsidio eléctrico.

Las causas serían una nueva escalada a los precios de los derivados del petróleo en el mercado internacional, que se reflejan en el mercado local.

Casi un 70% de la energía consumida en el país es generada mediante plantas térmicas alimentadas por diésel y bunker.

El impacto. El gerente de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica expresó que el ajuste por combustible para el presente mes asciende hasta un 4,5%, o sea que los consumidores pagarán en la factura del presente mes un 36,37%.

Para el caso, un cliente promedio de la ENEE, que consumió durante febrero de 2012 cerca de 356 kilovatios hora, le toca pagar en el presente mes 1.110,41 lempiras (US$57).

Al entrar en vigencia el ajuste por combustible de 4,5%, los clientes con el referido consumo pagarían 297,34, o sea un incremento de 37,87 lempiras.

Consultados los técnicos de la ENEE, expresaron que hasta este lunes Hawit aún no daba la orden para trasladar este incremento que se cobraría en los primeros días de abril.  

Este cobro, continuó, tiene un proceso de medición y este se aplica de manera automática y normal.

Además recomendó que los clientes de la ENEE tienen que prepararse para tener un plan de ahorro permanente de energía y combustibles porque el gobierno no puede hacer nada ante los precios del petróleo, porque es exógeno.

“Debemos aplicar un plan fortísimo de ahorro energético y de ahorro de combustibles. No tenemos otra cosa”, expresó.

El funcionario descartó que se aplique en el país un plan de racionamiento para enfrentar el encarecimiento al precio internacional del petróleo y de sus derivados. 

“Quien tiene que racionarse a sí mismo es el consumidor, porque los ingresos de la población no ajustan para pagar esas alzas a los combustibles”, reconoció Hawit.

Según datos del funcionario, los únicos que están exonerados del pago de energía eléctrica son los clientes de la ENEE que consumen menos de 150 kilovatios.

Tarifazos. El gobierno suspendió la imposición del cobro del ajuste por combustible en agosto de 2009 y se reactivó casi 10 meses después.

Durante el gobierno del presidente Manuel Zelaya, los consumidores pagaron un ajuste por combustible que osciló entre un 6% y un 11%, respecto a las variaciones internacionales al precio del bunker.

El pliego tarifario de la ENEE, vigente hasta enero de 2008, fijaba un precio base de 19,83 para el barril de bunker 42 galones.

La base del ajuste por combustible establecido en el pliego tarifario vigente desde febrero de 2009 es de US$55 por barril del referido carburante.

Cuando el precio del bunker supera este valor en un 5%, la ENEE traslada la diferencia al consumidor final de manera directa.

Las anteriores autoridades de la estatal eléctrica advertían desde diciembre de 2009 respecto a la necesidad de trasladar al consumidor final un ajuste proporcional.

También está estipulado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que el ajuste por combustibles se aplique de manera automática en el acuerdo suscrito por 18 meses que expira el 31 de marzo del presente año.

Además se aplica un Impuesto sobre Ventas (ISV) de un 12% a los clientes cuyo consumo mensual supera los 750 kilovatios hora al mes.

Daño colateral. El presidente de la Asociación Nacional de Industriales (Andi), Adolfo Facussé, expresó que se le mentiría a la población si se le dijera que no se elevará el precio de la factura eléctrica, en un momento de alzas internacionales a la cotización del petróleo.

“La ENEE tendrá que aplicar los aumentos al petróleo y el costo de las bienes será mas caro. No podemos hacer nada mas que ahorrar combustible”, advirtió el industrial.

“Qué pasará cuando el precio del barril de petróleo cueste US$200  y el costo del kilovatio hora en el país valga 50 lempiras. Entonces sí se tendrá que apagar los focos”, dijo Facussé.

El dirigente fue del parecer que en Honduras solo el sistema bancario es el que reporta significativas ganancias. “El sector productivo está en alitas de cucaracha”, dijo.  

La propuesta. El presidente del Sindicato de Trabajadores de la ENEE, Miguel Aguilar, expresó que los clientes de la estatal eléctrica pagarán casi un 37% debido al ajuste por combustible.

“Creo que con el incremento al barril de bunker el ajuste real sería de un 6%, pero, la ENEE absorbe este costo”, expresó.

Para el dirigente, es necesario que este margen sea distribuido vía costos fijos entre las plantas térmicas y que el gobierno y Servicio de Medición Eléctrica de Honduras (Semeh) tengan una cuota de participación.

Subsidios. El secretario de Finanzas, Héctor Guillén, expresó que ante esta situación se analiza una nueva focalización del subsidio eléctrico.

Más de 500.000 hogares que consumen menos de 150 megavatios hora al mes están exonerados del pago de la factura eléctrica.

“El FMI pide que se focalicen estos subsidios en nueve a diez ciudades del país a la brevedad posible”, expresó.