Nueva York. Las existencias de crudo, gasolina y destilados subieron la semana pasada, pese a una caída de las importaciones, según mostró este miércoles un reporte de la gubernamental Administración de Información de Energía (EIA por su sigla en inglés).

Los inventarios de crudo subieron 304.000 barriles, a 339,25 millones en la semana al 3 de febrero, frente a una previsión de alza de 2,4 millones en un sondeo de analistas.

La utilización de refinerías aumentó 1 punto porcentual, al 82,8% de la capacidad.

Las importaciones de crudo en Estados Unidos cayeron 467.000 barriles por día, a 8,38 millones de bpd.

El volumen de importaciones fue afectado la semana pasada por una desaceleración en el tráfico naviero a través del canal de navegación Houston, que fue cerrado temporalmente por neblina.

Las existencias de destilados subieron 1,17 millones de barriles, a 146,58 millones, frente a la previsión de una baja de 700.000 barriles.

La demanda de destilados, que incluyen combustible para calefacción y diésel, en las cuatro semanas al 3 de febrero cayó 1,3% respecto a igual semana el año pasado.

Las reservas de gasolina crecieron 1,63 millones, a 231,78 millones, cuando el mercado aguardaba un incremento de 700.000 barriles, según los datos de EIA.

La demanda de combustible para motor en las últimas cuatro semanas cayó un 6,8% respecto a los niveles del año pasado.

El promedio de cuatro semanas de la demanda semanal de gasolina en Estados Unidos cayó a su menor nivel de febrero del 2001, a 8,04 millones de bpd.

Los inventarios de crudo en Cushing, Oklahoma, el punto de entrega de los contratos estadounidenses, subieron 367.000 barriles, a 30,49 millones de barriles.

El socio de Again Capital en Nueva York, John Kilduff, dijo que "el reporte es negativo, pese al leve aumento de los inventarios de crudo. Las cifras de demanda para los destilados y la gasolina aún son débiles y el alza de existencias de estos productos fomenta una perspectiva bajista".

Por su parte, el corredor de Enerjay, Jay Levine, declaró que "un menor incremento del esperado en las reservas de crudo inicialmente arrastró los precios a una leve baja en medio de las crecientes tensiones en Oriente Medio".

Los futuros del crudo en Estados Unidos y del Brent recortaban ganancias tras los datos de la EIA.