Nueva York. Las reservas de crudo en Estados Unidos subieron la semana pasada más de lo esperado por un incremento de las importaciones, pero los inventarios de productos derivados cayeron pese a una mayor tasa de refinación, reveló este jueves la Administración de Información de Energía (EIA).

Los inventarios de crudo crecieron 1,63 millones de barriles, a 340,71 millones en la semana al 17 de febrero, según los datos de EIA (por su sigla en inglés), frente a una previsión de un alza de 500.000 barriles de analistas en un sondeo.

Las importaciones de crudo en Estados Unidos subieron 335.000 barriles por día (bpd), a 9,05 millones de bpd.

La utilización de refinerías subió en 1,5 puntos porcentuales, al 85,5% de la capacidad.

Las reservas de destilados cayeron 208.000 barriles, a 143,51 millones de barriles. Analistas esperaban una caída de 1,4 millones de barriles en promedio.

La demanda de destilados, que incluyen combustible para calefacción y diésel, cayó un 5,9% en las cuatro semanas al 17 de febrero respecto de igual semana en el año pasado.

Las existencias de gasolina bajaron 649.000 barriles, a 231,53 millones. El mercado esperaba una caída de 100.000 barriles.

La demanda del combustible en las últimas cuatro semanas bajó un 6,1% interanual.

Las existencias en Cushing, el punto de entrega de los contratos de crudo estadounidense, cayeron 315.000 barriles, a 32,17 millones de barriles.

"El reporte es bajista por un rebote en las importaciones de crudo, el alza en las tasas de refinación y el continuo declive en la demanda de productos refinados", dijo el socio de Again Capital, John Kilduff.

Los futuros de crudo Brent mantenían su avance, mientras que el petróleo en Estados Unidos seguía en baja tras los datos de la EIA.

Este miércoles, el Instituto Americano del Petróleo (API, por su sigla en inglés), un grupo de la industria, reportó que las existencias de crudo subieron 3,6 millones de barriles la semana pasada.