Ciudad de México. Con una inversión de US$50 millones, la suiza Glencore, a través de su subsidiaria en México, inició operaciones en su terminal de almacenamiento en Dos Bocas, Tabasco, con una capacidad de almacenamiento total de 600,000 barriles.

Además de ampliar la infraestructura de almacenamiento de energía en México, permitirá a la compañía sumar capacidades de mercado, así como mejorar su servicio, logística y operaciones minoristas en beneficio de los consumidores, detalló la firma.

La Terminal de Dos Bocas da continuidad a la inversión que Glencore llevó a cabo en el sector mexicano de downstream con la creación de la marca de franquicias G500, en asociación con el Grupo Gasolinero G500 (un grupo de empresarios con más de 1.400 ubicaciones en todo el país).

Con la construcción y entrada en operación de esta obra de infraestructura de almacenamiento, Glencore, junto con sus subsidiarias, socios y proveedores, generan más de 500 empleos directos e indirectos en la región. Cabe resaltar que Dos Bocas es uno de los sitios que estudia la nueva administración para que se construya una nueva refinería con una capacidad de hasta 300.000 barriles diarios.

Con la construcción y entrada en operación de esta obra de infraestructura de almacenamiento, Glencore, junto con sus subsidiarias, socios y proveedores, generan más de 500 empleos directos e indirectos en la región.

Apenas este miércoles pasado, British Petroleum aseguró que anunciará antes de octubre el arranque de la construcción de un proyecto de almacenamiento y transporte de combustibles en México, que será infraestructura “greenfield” o completamente nueva, cuyas dimensiones vuelven necesaria la asociación de esta empresa con un tercero, muy probablemente en un puerto del país.

También hace algunos días, la Comisión Reguladora de Energía aprobó el primer permiso de almacenamiento de petrolíferos en la Administración Portuaria Integral (API) de Altamira, Tamaulipas, proyecto que será desarrollado y operado por la empresa Cooper/T. Smith de México y representa una inversión de aproximadamente 1.341 millones de pesos (US$70,8 millones).

La terminal de almacenamiento aprobada en la API de Altamira tendrá una capacidad operativa de 480.824 barriles, equivalente a 2% de la capacidad nacional actual, misma que la empresa operadora pondrá a disposición de terceros interesados.

En tanto, en julio Infraestructura Energética Nova obtuvo la adjudicación para construir y operar una terminal portuaria de recibo, almacenamiento y entrega de hidrocarburos y combustibles para la API de Topolobampo, en Sinaloa, que con una inversión de US$150 millones, alcanzará en su primera etapa una capacidad de 1 millón de barriles de almacenamiento principalmente de gasolinas y diesel, equivalente a 5,8% de la capacidad nacional.