Río de Janeiro. El Ministerio Público de Suiza confiscó 100 millones de dólares que la constructora brasileña Odebrecht tenía en cuentas secretas en el país europeo y que eran usada para pagar sobornos en Brasil y otros 11 países, informaron hoy medios locales.

Según el diario Folha de Sao Paulo, el dinero será usado para saldar la multa de unos 215 millones de dólares que Odebrecht y su filial Braskem se comprometieron a pagar en Suiza para la investigación de unos 60 casos criminales.

Odebrecht, la mayor constructora de Brasil y muy salpicada por el caso de corrupción en la petrolera estatal Petrobras, movilizó 215 millones de dólares en Suiza mediante empresas ficticias entre 2008 y 2014, según las autoridades de justicia de Suiza.

Los valores estaban bloqueados por la justicia suiza desde 2014, cuando el país europeo colaboró en las investigaciones del caso Petrobras.

Odebrecht reconoció que en Suiza lavó dinero y no tomó las medidas, obligatorias por las leyes locales, para evitar que los recursos que estaban en su sistema bancario fueran usados para pagar coimas y sobornos.

Según documentos publicados esta semana por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, la constructora pagó aproximadamente 788 millones de dólares en sobornos en 12 países de Latinoamérica y Africa, incluido Brasil, donde es investigada desde hace dos años en el marco de los desvíos en Petrobras.

Los pagos se hicieron en relación con "más de 100 proyectos en 12 países, incluidos Angola, Argentina, Brasil, Colombia, República Dominicana, Ecuador, Guatemala, México, Mozambique, Panamá, Perú y Venezuela", según los documentos del Tribunal del Distrito Occidental de Nueva York.

Odebrecht anunció recientemente acuerdos por los que se comprometió a pagar multas equivalentes a unos 2.047 millones de dólares a los gobiernos de Estados Unidos, Brasil y Suiza para compensar los actos ilícitos por los que se le investiga.

La mayor constructora de Brasil firmó un acuerdo de colaboración con la Justicia brasileña el pasado 1 de diciembre que, además de admitir su culpa y pagar una multa, incluye delaciones premiadas de 77 de sus ejecutivos, a cambio de una reducción de sus futuras condenas.