Londres/Roma. Los suministros de gas ruso a Europa mejoraron durante el fin de semana, pero no se han recuperado del todo, mencionó este lunes la Comisión Europea.

Por su parte, Italia convocó a un comité para abordar lo que calificó una crítica escasez de gas ruso.

"Ha mejorado durante el fin de semana. Estamos en contacto cercano con sus estados miembros", declaró a los periodistas la portavoz de energía de la Unión Europea (UE), Marlene Holzner.

La vocera manifestó que Bulgaria, Eslovaquia, Austria, Hungría, Polonia y Grecia están recibiendo niveles normales de importaciones, mientras que los suministros a Rumania, Alemania e Italia están aumentando, pero aún no han sido restablecidos del todo.

La Comisión Europea sostiene que la situación no constituye una crisis, debido a que los países aún logran satisfacer sus necesidades utilizando lo que tienen almacenado y con otras medidas.

En Italia, donde la demanda alcanzó máximos históricos tras seis días consecutivos de restricciones en el suministro de Rusia, el ministro de Industria de Italia, Corrado Passera, describió este lunes la situación como "crítica".

El comité de emergencia de gas de Italia, que reúne a funcionarios del ministerio de Industria, de la italiana ENI y de la firma distribuidora de gas Snam, se reunieron este lunes.

El consumo de gas alcanzó un récord el domingo y llegaría a un nivel máximo entre este lunes y martes.

Las medidas que el comité recomendó fueron  cambiar algunas plantas de generación de energía para impulsar el consumo de petróleo e interrumpir los suministros de gas a algunas industrias.

Aunque Italia recibió este viernes y sábado casi un 30% menos del volumen de gas solicitado a Rusia, ha logrado contrarrestar el descenso con un aumento de las importaciones de Argelia, así como con la extracción de gas de sus almacenes.

"Reaccionamos con un aumento de las importaciones de gas de Argelia, y esto nos permite decir que no habrá problemas en los próximos días. Haremos otra evaluación el jueves o viernes", dijo el presidente ejecutivo de Eni, Paolo Scaroni, a la radio italiana GR1.

Situación en Italia. Italia cuenta con casi 10.000 millones de metros cúbicos de gas en sus almacenes, y con 5.200 millones en sus reservas estratégicas, que sólo pueden ser utilizados tras un decreto oficial.

No obstante, el mal clima y la turbulencia del mar han interrumpido las operaciones en la terminal italiana de gas natural licuado Rovigo, lo que alentó temores de retrasos en los envíos de gas, de los que Italia depende cada vez más.

Los flujos de gas desde las terminales hacia el sistema de transmisión cayeron este lunes.

Italia depende de las importaciones para cubrir un 90% de su demanda de gas y obtiene cerca de un 30% de sus importaciones del recurso natural de Rusia.

El exportador ruso de gas Gazprom dijo este sábado que regresó los suministros a Europa a la normalidad tras reducirlos "por unos pocos días", pero declaró que no es capaz de cumplir con una mayor demanda en medio del helado clima.

Las gélidas temperaturas impulsaron los precios del gas en los principales centros de distribución europeos.

En Gran Bretaña, el mayor mercado de gas de Europa, los precios al contado del gas subieron a su mayor nivel desde inicios del 2006.

A diferencia de recortes previos en los suministros de gas ruso que fueron motivados por factores políticos, la reducción de la oferta a Europa durante seis días se deriva de la ola de frío en Rusia que ha aumentado la demanda local de gas.

La escasez trae a la memoria la interrupción de los suministros de gas ruso a Europa durante los inviernos boreales del 2006 y el 2009 en medio de una disputa entre Rusia y Ucrania por el precio del recurso natural.