Santiago. El ministro de Energía de Chile, Ricardo Raineri, y la superintendenta de Electricidad y Combustibles, Patricia Chotzen, informaron este lunes que, luego de analizar los antecedentes relativos al apagón generalizado (oblackout) ocurrido el domingo 14 de marzo, la SEC formuló cargos en contra de las 115 empresas eléctricas involucradas.

El corte abarcó a todo el Sistema Interconectado Central (SIC), es decir, entre Taltal y Chiloé, afectando a más de 13 millones de personas en Chile.

La falla en el suministro eléctrico se originó en la subestación Charrúa, ubicada en la VIII Región, propiedad de la empresa Transelec. El apagón se produjo a las 20:44 horas del domingo 14 de marzo y se extendió, en algunas zonas como la Octava Región, hasta las 02:00 horas del lunes 15.

Analizados los antecedentes recabados en esta investigación, la SEC concluyó que procede formular cargos a las empresas integrantes del Centro de Despacho Económico de Carga (CDEC-SIC), por el incumplimiento de la obligación de coordinarse con el fin de preservar la seguridad del servicio. 

Se ha resuelto formular cargos a todas las empresas que conforman el CDEC-SIC, pues la Ley General de Servicios Eléctricos establece que “las responsables por los incumplimientos de las obligaciones de coordinación establecidas en la referida ley, así como en los reglamentos respectivos, son los integrantes de cada uno de los CDEC”.

“Hay una obligación de todas las empresas que participan en el Centro de Despacho Económico de Carga, de coordinarse para garantizar una operación segura del sistema. Esta operación segura del sistema se tiene que realizar a pesar de que hayan condiciones adversas en el sistema eléctrico, como las que pudieron estar presentes después del terremoto del pasado 27 de febrero”, dijo el Ministro Raineri.

Esta contravención de las 115 empresas ocurre por lo siguiente: No haber coordinado la operación ante circunstancias de operación imprevistas, tales como fallas de líneas de transporte u otros acontecimientos semejantes. Tampoco haber coordinar las medidas que fueren necesarias por parte de los integrantes del sistema eléctrico sujetos a coordinación, para preservar la seguridad de servicio global del sistema eléctrico. Se suma el no velar por la operación segura y eficiente del sistema eléctrico, estableciendo criterios generales. Y finalmente no haber establecido restricciones en la operación de los coordinados dado que existían necesidades de seguridad y calidad de servicio que así lo requerían.

Además, se han formulado cargos adicionales a las empresas Endesa, Transelec y Transquillota, por las fallas en sus instalaciones o por la información inadecuada entregada al CDEC, y a Chilectra por la inadecuada toma de carga en la Subestación Alto Jahuel que condujo a retrasos indebidos en la recuperación de la Región Metropolitana.

La normativa vigente contempla multas de hasta 10 mil UTA (Unidades Tributarias Anuales) es decir, poco más de $4.400 millones (US$8,26 millones).

Una vez que las empresas han sido informadas de la formulación de cargos, tienen un plazo de 15 días hábiles para presentar sus descargos, los cuales son evaluados por la SEC, para posteriormente definir las eventuales sanciones o multas que se aplicarán, las que serán dadas a conocer oportunamente, considerando que se tratará de un proceso complejo pues habrá que revisar 115 descargos, uno por cada empresa.

El último black out ocurrido en el país fue el del 21 de marzo del 2005, el que dejó sin energía eléctrica a la población entre Taltal y Talca por una hora. En aquella ocasión se aplicó una multa de 560 UTA.